Mursi: »No habrá estabilidad hasta el fin del golpe de Estado»

El comunicado se suma a un intento de Mursi de movilizar a sus partidarios desde el fin de su confinamiento secreto en una instalación militar en la que permaneció arrestado, sin contacto con el mundo exterior, desde el golpe de Estado del 3 de julio.

Mursi fue trasladado a una prisión civil de alta seguridad la semana pasada luego de la primera sesión de su juicio por presunta incitación de la muerte de manifestantes cuando estaba en el poder.

Allí celebró ayer su primera reunión extensa con el equipo de abogados de su movimiento islamista Hermandad Musulmana, a quienes les presentó su »mensaje al pueblo egipcio», que fue leído hoy por uno de los letrados en conferencia de prensa en El Cairo.

Pero la reaparición de Mursi ocurre en un Egipto muy cambiado respecto de la situación de hace cuatro meses.

En su mensaje, Mursi denunció haber estado »secuestrado por la fuerza» desde un día antes de su derrocamiento por los militares Desde entonces, una intensa campaña represiva de las fuerzas de seguridad debilitó al máximo a la Hermandad y resultó en el arresto de miles de sus miembros y la muerte de cientos de ellos.

Una corte ilegalizó al movimiento y una comisión nombrada por el gobierno evalúa si confisca sus activos financieros.

El nuevo gobierno civil instaurado por los militares planea celebrar elecciones presidenciales y parlamentarias a principios del año próximo.

Al ritmo de la represión, las protestas de seguidores de Mursi se redujeron y quedaron limitadas a pequeñas movilizaciones en universidades o en zonas urbanas muy localizadas.

El Ejército dijo ayer que temía una renovada tensión cuando se levante el estado de sitio y toque de queda declarado hace tres meses, pero el gobierno confirmó hoy, luego de una reunión de gabinete, que será levantado mañana, cuando vence de hecho.

Antes del levantamiento, el gobierno dijo en un comunicado que revisó el plan de seguridad que se pondrá en vigencia, que incluye más policías en las calles, entre otras cosas.

También hoy, un tribunal egipcio condenó a 12 personas a 17 años de prisión por participar en disturbios desatados el pasado mes de octubre durante una protesta de islamistas en la Universidad de Al Azhar en El Cairo, en contra del golpe a Mursi.

Según la agencia estatal de noticias MENA, el tribunal penal de Al Gamaliya, en la capital, también les condenó a pagar una multa de 64.000 libras egipcias (6.900 euros), aunque no aplicará el fallo hasta que no se pronuncie una corte de apelación.

Un portavoz de la Hermandad Musulmana señaló a la agencia de noticias EFE que los doce condenados son estudiantes y mostró su asombro por el fallo »tan severo» que han recibido.

En su mensaje, Mursi denunció haber estado »secuestrado por la fuerza» desde un día antes de su derrocamiento por los militares.

El depuesto presidente no reconoce al tribunal que lo juzga y por ahora no aceptó tener un abogado para su defensa, tan sólo un equipo de asesores Al revelar los primeros datos sobre su periplo tras el golpe de Estado, el ex mandatario explicó que primero estuvo retenido tres días en la sede de la Guardia Republicana, en El Cairo, y luego en una base naval, según informó EFE.

En alusión a las continuas protestas de sus seguidores, agradeció »la firmeza incomparable del pueblo», que -agregó- se rebeló contra el golpe militar »desde el primer día».

Como ya hizo durante la primera sesión de su juicio el 4 de noviembre, Mursi insistió en su legitimidad como presidente y en que su destitución fue »un golpe militar, un delito y una traición a Dios y al pueblo».

Acusó directamente al ministro de Defensa y jefe del Ejército, Abdel Fatah al Sisi, de haber traicionado su juramento de lealtad.

Por esa razón, aseguró no tener intención de iniciar un proceso ante la Justicia contra los autores del golpe de Estado, según explicó en la rueda de prensa Mohamed Damati, jefe del equipo legal de Mursi.

El depuesto presidente no reconoce al tribunal que lo juzga y por ahora no aceptó tener un abogado para su defensa, tan sólo un equipo de asesores, agregó Damati.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here