México: hallaron 31 contratos para comprar el software de espionaje Pegasus desde 2006

Así lo informó la secretaria de Seguridad Ciudadana, Rosa Icela Rodríguez, en conferencia de prensa junto al presidente, Andrés Manuel López Obrador, uno de los dirigentes espiados.

El Gobierno mexicano entregó este miércoles a la Fiscalía General de la República (FGR) 31 contratos firmados con empresas vinculadas con la firma israelí NSO Group, por unos 61 millones de dólares, para comprar equipo de espionaje como el malware Pegasus, usado para intervenir teléfonos celulares de líderes opositores y activistas de la sociedad civil.

«La afectación a las arcas públicas suma 1.970 millones de pesos, un poco más de 61 millones de dólares, para la adquisición de software, hardware, bases de datos, plataformas, licencias y mantenimientos de estos equipos», con los cuales «se violó la intimidad de periodistas, políticos, luchadores sociales, empresarios, defensores de derechos humanos, funcionarios y legisladores«, informó la secretaria de Seguridad Ciudadana, Rosa Icela Rodríguez, en conferencia de prensa junto al presidente, Andrés Manuel López Obrador, uno de los dirigentes espiados.

Los contratos fueron firmados en los dos últimos años del Gobierno del expresidente Felipe Calderón (2006-2012) y todo el sexenio de Enrique Peña Nieto (2012-2018).

LEÉR MÁS  Laschet: el candidato conservador que no logra heredar la popularidad de Merkel

Una caja con los contratos fue entregada a la FGR, «para que se realicen las investigaciones correspondientes y se dé con los responsables de esta práctica ilegal», anunció Rodríguez, citado por la agencia de noticias Sputnik.

La alta funcionaria federal subrayó que la nueva administración «tiene como premisa fundamental la libertad y la transparencia, no se espía a nadie, se acabó la persecución política y el espionaje».

Espionaje con el programa Pegasus

El Gobierno rastreó esos contratos después de que el 18 de julio se publicara una nueva investigación sobre espionaje con el programa Pegasus, años después de un primer hallazgo hecho en 2017 por la organización defensora de la libertad de expresión Artículo 19.

Esta segunda pesquisa fue realizada por Amnistía Internacional (AI) y Forbidden Stories, y reveló que, en varios países, periodistas y defensores de derechos humanos fueron blanco de espionaje.

Una lista de más de 50.000 números de teléfono fueron identificados como blancos por los clientes de NSO Group en todo el mundo, incluidos jefes de Estado, activistas y periodistas, de los cuales 15.000 fueron localizados en México.

Entre los dirigentes espiados está el presidente López Obrador, su familia y dirigentes de su entorno, cuando estaban en la oposición.

LEÉR MÁS  China prohibió toda actividad relacionada con criptomonedas

La responsable de la seguridad pública dijo que la contraparte mexicana de la firma de Israel fue el Grupo Tech Bull, empresa con «características de fachada», constituida por Balam Seguridad Privada.

«Para sus transacciones, la empresa israelí usó otras compañías fachada, llevando a cabo así una simulación de contratos relacionados con el software Pegasus en diferentes instancias del Gobierno federal por conceptos distintos al uso de tecnología de inteligencia», señaló la funcionaria federal, citada por la agencia de noticias Sputnik.

En el paquete de documentos enviados a la fiscalía aparece como principal cliente, con 16 contratos, la extinta Policía Federal que fue remplazada por una Guardia Nacional, integrada por militares.

El 21 de julio, la compañía israelí NSO Group, desarrolladora del software espía Pegasus, calificó de calumniosos los informes.

Al anunciar que ya no responderá a la «campaña viciosa y calumniosa», la empresa proveedora del malware afirmó en un comunicado que se trata de un «campaña mediática (…) promovida por grupos con intereses particulares, así como debido a un total desprecio de los hechos».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here