Londres admitió que está colaborando con los rebeldes sirios para evitar a Al Qaeda

La revelación fue hecha por el ministro de Asuntos Exteriores de Reino Unido, William Hague, en un artículo publicado hoy en el diario The Times, donde precisa que Londres va a ayudar a los insurgentes proporcionándoles material médico y equipos de comunicaciones valorados en 6,3 millones de euros.

En el artículo, Hague aseguró que el Reino Unido »no está tomando partido en una guerra civil» y justificó sus contactos con los rebeldes como una forma de evitar el »vacío de poder» que se podría crear en el futuro en Siria si el presidente Bashar al Assad fuese derrocado.

La revelación confirma las denuncias en dos sentidos que existen en la conplicada realidad siria: la actividad de jihadistas y mercenarios infiltrados en las filas rebeldes y, además, la desconfianza que existe entre los países de Occidente sobre la posibilidad de que esa heterogénea oposición llegue al poder.

LEÉR MÁS  Alemania superó el millón de casos de coronavirus

En esa línea, el canciller británico reivindicó la necesidad de »trabajar con esos sirios que desean un país democrático y abierto» porque el posible vacío de poder podría ser »aprovechado por Al Qaeda y otros (grupos) extremistas que quieren secuestrar el conflicto».
Hague reveló que un representante británico se reunió esta semana con »figuras políticas del Ejército Libre Sirio», pero lanzó una advertencia a quienes luchan por derrocar a Al Assad.

»Deben respetar los derechos humanos, aunque el régimen cometa atrocidades», afirmó en un mensaje sin intermediarios hacia el opositor Ejército Libre Sirio.

La advertencia guarda relación directa con imágenes que se publicaron recientemente en Internet en las que, al parecer, mostraban cómo varios sublevados ejecutaban a combatientes progubernamentales en la ciudad de Alepo.
Hague afirmó que el conflicto convirtió a Siria en »un imán para hombres violentos, desde las bárbaras milicias del régimen hasta los terroristas que se cuelan por la frontera».

LEÉR MÁS  Corea del Norte ordenó ejecuciones para frenar el coronavirus

Por otro lado, el ministro recalcó que el Reino Unido decidió no proporcionar armas para »ninguno de los conflictos de la primavera árabe» y que en el caso de Siria mantiene esa política, »pero ofreciendo asistencia no letal».

Como parte de esa asistencia, el Gobierno británico está financiando la entrega de »equipos médicos y de comunicaciones» a »grupos políticos opositores sirios» y »proporcionará más ayuda», que incluirá kits paramédicos, sistemas de purificación de agua y generadores eléctricos portátiles.

Finalmente, el canciller británico afirmó que Londres trata de aumentar la presión sobre el régimen de Al Assad eliminando las »lagunas» en las sanciones, limitando su capacidad de financiarse y proponiendo un mecanismo para apoyar un futuro proceso de transición en Siria.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here