La suba del índice de precios al consumidor en junio constituyó la mayor de los últimos 40 años, según mostraron datos del Departamento de Trabajo de Estados Unidos.

El índice de precios al consumidor en los Estados Unidos registró una suba del 1,3% en junio, lo que ubicó en 9,1% el registró de los doce últimos meses, con lo que alcanzó la marca más alta desde noviembre de 1981 a la fecha, informó este miércoles en Washington la Oficina de Estadísticas Laborales (BLS por sus siglas en inglés).

El aumento fue generalizado y los rubros combustibles, vivienda y alimentos fueron los que más incrementos mostraron.

Con estas subas, la inflación en los últimos 12 meses trepó 9,1% la mayor desde noviembre de 1981, según consignó la BLS en su página web.

El índice de energía subió un 7,5% durante junio y aportó casi la mitad de todos los aumentos, con el rubro combustibles con un avance de 11,2%, mientras que los alimentos se incrementaron 1% promedio.

La denominada inflación núcleo subió 0,7% en junio, tras marcar incremento del 0,6% en los dos meses anteriores; mientras que en el último año acumuló un avance de 5,9%.

El informe oficial precisó que el índice energético acumuló un aumento del 41,6% en el último año, el mayor incremento de 12 meses desde el período que finalizó en abril de 1980.

En tanto, el índice de alimentos aumentó 10,4% para los 12 meses que terminaron en junio, también el mayor incremento para similar período desde febrero de 1981.

LEÉR MÁS  Taiwán realizó nuevas maniobras militares tras advertencias de China
Hay presiones sobre la FED, que se encamina así hacia otra gran suba de tasas de interés a finales de este mes.

La aguda suba de la inflación deja ahora abierta la puerta para que la Reserva Federal (FED) adopte una posición aún más agresiva, en la suba de tasas de interés, en su próxima reunión prevista para el 26 y 27 de julio próximos.

Para algunos analistas, un aumento de punto porcentual ahora tiene más probabilidades de ocurrir, según una medición de consultas del Chicago Mercantil Exchange Group (CME Group), realizada a través de la herramienta FedWatch.

Los directores de la FED han tenido problemas para encontrar una respuesta adecuada a una situación que se agravó con los cortes en las cadenas de suministro y la demanda desmesurada de bienes y servicios.

Los billones de dólares inyectados en estímulos financieros relacionados con la pandemia del Covid han hecho que los consumidores se llenen de efectivo y se enfrenten con los precios más altos, desde los primeros días de la administración Reagan.

Hasta ahora, la FED ha aplicado una serie de aumentos de las tasas de interés que han aumentado los costos de endeudamiento a corto plazo en 1,5 puntos porcentuales. Se espera que el organismo continúe subiendo la tasa de fondos federales hasta que la inflación se acerque a su objetivo de largo plazo del 2%.

Los funcionarios de la Casa Blanca han atribuido el aumento de los precios a la invasión de Ucrania por parte de Rusia , aunque la inflación ya estaba subiendo agresivamente antes del ataque en febrero.

LEÉR MÁS  Trump se negó a declarar en New York

El presidente Joseph Biden pidió a los propietarios de las estaciones de servicio que bajen los precios de los combustibles.

La administración y los principales dirigentes demócratas también culparon a lo que denominan como «corporaciones codiciosas», por usar la pandemia como excusa para subir los precios.

Sin embargo, las ganancias corporativas después de impuestos aumentaron solo un 1,3% en total desde el segundo trimestre de 2021, cuando la inflación se aceleró.

En una declaración posterior al informe, el presidente Biden dijo que «abordar la inflación es mi principal prioridad» y repitió los llamados anteriores para que las compañías de petróleo y gas bajen los precios y el Congreso vote la legislación que, según él, reducirá los costos de varios productos y servicios.

Algunos economistas creen que la inflación podría estar alcanzando un pico a corto plazo. Los precios de la gasolina, por ejemplo, han caído de los sorprendentes 5 dólares por galón (equivalente a 1,33 dólares por litro) alcanzados a mediados de junio a un promedio de 4,63 dólares por galón (1,22 dólares por litro) hoy, en todo el país, aún mucho más alto que hace un año.

De allí que adquiere especial relevancia la gira que emprenderá Biden por Oriente Medio y donde se destaca la cumbre con el príncipe heredero saudita Mohammad Bin Salman a quien exigirá un mayor aumento de la producción de crudo para bajar los precios, para mitigar su efecto sobre la inflación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here