Grecia, el país rebelde que acabará en manos privadas

El escepticismo con el que algunos ven el acuerdo alcanzado entre Grecia y el Eurogrupo también se ha visto reflejado en el mercado, ha señalado el analista Gonzalo Cañete. »El mercado de divisas se abrió con una bajada, un debilitamiento del euro, que se ha repuntado con el anuncio del acuerdo», ha explicado, añadiendo que »la renta variable en Europa, los futuros europeos, han subido cuando se anunció el acuerdo, pero no se atreven a continuar esta subida».

Cañete ha advertido de que el acuerdo significa, probablemente, que »cuando se tenga que llevar a la práctica y tenga que ser aprobado por el Parlamento Europeo, dé origen a una nueva trifulca, y probablemente unas elecciones generales, puesto que ni la izquierda ni la derecha en Grecia y una coalición importante de ella está dispuesta probablemente a aceptar las condiciones de este acuerdo».

LEÉR MÁS  Asesinato de Floyd: remite la violencia, pero no cede el reclamo del fin del racismo

Asimismo, el analista ha insistido en que el acuerdo, titulado en algunos medios ‘el Tratado de Versalles griego’, es un paso hacia el corporativismo de Estado ya que consiste en »pasar propiedad pública y real a arcas privadas». En concreto, como la medida más dura del acuerdo, Cañete ha señalado la formación del fondo de privatizaciones que supondría »pasar propiedades públicas, edificios, tierras, red eléctrica e incluso la distribución de puertos a un fondo privado gestionado principalmente por una entidad financiera alemana o que debería estar supervisado por una entidad financiera alemana donde estos bienes serían privatizados y vendidos».

En opinión del analista, este acuerdo »da un ejemplo al resto de países de que una rebelión no será tolerada en Europa, porque se venderá literalmente el país a manos privadas si alguien se atreve a ir en contra del programa de austeridad».

LEÉR MÁS  El principal asesor de Suecia admite que debería haber aplicado medidas más duras

Citando al economista José Carlos Díez, Cañete afirma que mientras que el precio de la creación de los Estados Unidos fue una guerra civil, los ‘Estados Unidos de Europa’, un único bloque económico europeo, costarán »una quiebra de Estados». Parece que el eslogan de la Troika es »cuanto peor, mejor» para que »pasen por el aro y asuman las condiciones y agachen la cabeza», concluye el analista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here