Francia: duro golpe para Francois Hollande en su primer test electoral

En medio del magro resultado que dejaron estos comicios municipales para el gobierno nacional, los primeros luego de que Francois Hollande fuera electo presidente en mayo de 2012, el oficialismo galo se pudo anotar una importante victoria en París.

La candidata socialista, la franco española Anne Hidalgo, logró una clara victoria en la alcaldía de la capital francesa con el 54,4% de los votos frente a la ex ministra de Nicolas Sarkozy, Nathalie Kosciusko-Morizet. De esta forma, Hidalgo, hija de republicanos españoles exiliados en Francia, se convertirá en la primera mujer en dirigir la capital gala.

»Las elecciones intermedias son la oportunidad para los ciudadanos de dar un mensaje y ese mensaje será tenido en cuenta. Es una derrota para el gobierno y el presidente sacará conclusiones desde esta noche», afirmó en conferencia de prensa el primer ministro Jean-Marc Ayrault, quien podría ser removido por Hollande en los próximos días.

El domingo pasado el PS había sufrido un importante revés en la primera vuelta frente a la centro derecha y al sorpresivo avance del ultraderechista Frente Nacional (FN) de Marine Le Pen, formación que pese a no lograr mantener su caudal de votos obtuvo mas de una decena de alcaldías después de casi 20 años sin representatividad local.

»El primer partido de Francia es la Unión por un Movimiento Popular (UMP). Estamos frente a una ola azul, que muestra a las claras una sanción para Hollande y un reclamo de cambio de política económica y social», aseguro el presidente del principal partido opositor, Jean-Francois Copé, en el canal publico France 2.

A nivel nacional, la alianza entre conservadores de la UMP y de la Unión de Demócratas Independientes (UDI) logró el 45% de los sufragios, contra el 43% del Socialismo y sus aliados de izquierda (ecologistas y el Frente de izquierda), y el 7% del ultraderechista FN, según datos parciales brindados por el ministerio del interior.

LEÉR MÁS  CIENTOS DE MILES DE BOLIVIANOS LLEGAN A LA CAPITAL

Mas alla de los porcentajes, la neta victoria de la UMP le permitió arrebatarle al PS de 155 ciudades de mas de 10.000 habitantes, entre ellas Toulouse, Reims, Angers, Tours, Saint-Etienne, Caen, Quimper, Nimes, Perpignan y Limoges, en poder del PS desde 1912, entre otras.

Esta elección de los conservadores de la fuerza otrora dirigida por el ex presidente Nicolas Sarkozy, les permite perfilarse como favoritos para las próximas elecciones, las europeas de mayo y las senatoriales de septiembre, donde el PS podría perder la mayoría.

Otra victoria importante para la centro derecha se dio en Pau, una ciudad en la región vasca, no muy lejos de la frontera con España.

Allí ganó el centrista Francois Bayrou, candidato a la Presidencia en las últimas tres elecciones presidenciales y un dirigente que busca apoyarse en esta victoria para regresar a las primeras líneas de la vida política gala.

Por su parte, el oficialismo, que mantuvo su dominio en la capital del país, logró retener las ciudades de Lyon, Lille y Nantes y recuperar Avignon, en un cerrado duelo contra la ultraderecha.

El FN había logrado ganar la alcaldía de Henin-Beaumont en la primera vuelta y hoy consiguió la victoria en, al menos, otros nueve municipios, consolidando a la formación de ultraderecha como la tercera fuerza política del país.

»Pasamos a una nueva etapa, el FN termina con el bipartidismo que existe en este pais», aseguró Marine Le Pen en el canal..
Otra gran noticia para el FN es haber obtenido más de 1.100 consejeros municipales, lo que le permitirá pesar en la política francesa, especialmente en las próximas elecciones.

LEÉR MÁS  Tristes días de violencia en Bolivia por Emilio Vera Da Souza

Cerca de 46 millones de franceses se encontraban habilitados para votar (no es obligatorio) y decidir sobre las 6.455 comunas que no definieron la semana pasada.

No obstante, el ministerio del interior situó la tasa de abstención en el 38% del padrón electoral, marcando un nuevo récord con respecto al 36.45% de hace sólo siete días.

Ante la derrota, el Poder Ejecutivo galo se prepara para una remodelación del gobierno que puede poner fin al mandato de Jean Marc Ayrault como primer ministro, cuya aceptación actualmente es casi tan baja como la del propio presidente.
Hollande es el presidente menos popular desde la fundación de la V República francesa en 1958.

Para el puesto de jefe del gobierno suenan los nombres de los ministros de Interior Manuel Valls, de Relaciones Exteriores Lauren Fabius o de Defensa Jean Yves Le Drian, el hasta ahora alcalde de París, Bertrand Delanoe, que dejará su cargo en dos semanas.

Los medios inclusive barajan el nombre de la ex candidata socialista a la presidencia en 2007 y ex pareja de Hollande y madre de sus hijos, Ségolene Royal.

Pese a los crecientes rumores, nada está definido aún.

Hollande podría mantener a Ayrault como primer ministro para la segunda etapa de la legislatura, en la que deberá defender el llamado »pacto de responsabilidad», que eleva a las empresas la necesidad de aportar al Estado las cargas familiares de los empleados por 50.000 millones de euros a cambio de que estas generen puestos de trabajo, un cambio en la política de Hollande que lo acerca a los postulados de Bruselas y lo aleja del electorado de izquierda francés.
Telam

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here