Funcionarios estadounidenses, que pidieron no ser identificados, dijeron que Moscú ya ha concentrado 110.000 soldados en las fronteras con Ucrania y podría tener capacidad suficiente para lanzar una ofensiva en 15 días.

Rusia intensificó aprestos para una invasión de Ucrania y desplegó el 70% de las fuerzas que necesitaría, afirmaron este domingo funcionarios estadounidenses pese a las desmentidas rusas y, ahora, a la opinión del propio Gobierno ucraniano.

En declaraciones a periodistas, los funcionarios, que pidieron no ser identificados, dijeron que Moscú ya ha concentrado 110.000 soldados en las fronteras con Ucrania y podría tener capacidad suficiente para lanzar una ofensiva en 15 días.

Los funcionarios reiteraron lo que ya dijeron en público otras autoridades de Estados Unidos en semanas recientes: que la inteligencia del país norteamericano aún no tiene certeza de si el presidente ruso, Vladimir Putin, está decidido a pasar a la ofensiva.

Los funcionarios destacaron que ciertos indicios apuntan a que la invasión sería inminente y que una solución diplomática es imposible, informó la agencia de noticias AFP.

Sin embargo, la propia Presidencia ucraniana consideró que las posibilidades de alcanzar una «solución diplomática» a la crisis con Rusia son «considerablemente superiores» a las de una «escalada» militar.

Además, en un comunicado, agregó que considera que, aunque se mantiene la concentración de tropas rusas en la frontera iniciada en el segundo trimestre del año pasado, su objetivo no es una invasión, sino «provocar presión psicológica masiva».

No obstante, Ucrania y sus aliados occidentales deben «prepararse para todos los escenarios posibles y lo estamos haciendo al 100%», agregó la nota.

Estados Unidos afirma desde hace semanas que Rusia quiere invadir Ucrania, aunque ha sido criticado por no mostrar pruebas de ello ni explicar por qué motivo querría Putin dar ese arriesgado paso, más allá de la enemistad que mantiene con el Gobierno ucraniano.

LEÉR MÁS  Sudáfrica: misteriosa muerte de al menos 21 jóvenes en un bar nocturno en Sudáfrica
La tensión en la región fronteriza entre Ucrania y Rusia viene desde 2014. Foto: Archivo

Rusia se anexionó la península ucraniana de Crimea en 2014 luego de que el entonces Gobierno ucraniano afín a Moscú fuera derrocado por una ola de protestas y reemplazado por uno nuevo nacionalista de derecha, fuertemente antirruso y prooccidental.

Crimea es un territorio clave para Rusia, porque allí se encuentra anclada su flota del mar Negro y porque su control asegura a Moscú una salida al mar Mediterráneo, algo considerado vital para la seguridad rusa desde la época de los zares.

Funcionarios estadounidenses ya dijeron que Rusia invadiría rápidamente a su vecino, aunque tendría muchos problemas para sostener una ocupación del país y enfrentar una posible insurgencia.

Al ir creciendo la tensión por las acusaciones estadounidenses, Rusia negó tener planes para invadir a Ucrania, pero aprovechó la ocasión para exigir por escrito a Estados Unidos garantías de que la exrepública soviética no ingresará en la OTAN, como desea Kiev.

Putin dijo que eso abriría la puerta al despliegue en Ucrania de misiles que podrían llegar a Moscú en cinco minutos, y ha exigido también una retirada de fuerzas de la OTAN de los países de Europa del Este a los que la alianza atlántica se extendió desde 1997.

Estados Unidos rechazó todas esas exigencias.

Putin había dicho que un eventual rechazo de esas exigencias obligaría a Rusia a tomar medidas «técnico-militares», pero no dio detalles.

Los funcionarios estadounidenses que este domingo hablaron con periodistas dijeron que, hace dos semanas, un total de 60 batallones del ejército ruso se posicionaron al norte, este y sur de Ucrania, particularmente en la península de Crimea.

LEÉR MÁS  Conectividad: se espera que las conexiones 5G en América Latina aumenten a casi 62 millones en 2025

Pero el viernes pasado ya había 80 batallones, y 14 más estaban en camino desde otras partes de Rusia, agregaron.

Cada batallón ruso tiene entre 750 y 1.000 soldados.

Una importante fuerza naval rusa también está posicionada en el mar Negro, equipada con cinco buques de asalto anfibio que podrían usarse para desembarcar tropas en la costa sur de Ucrania, señalaron.

El sàbado, los diarios The New York Times y The Washington Post dijeron que funcionarios advirtieron que una invasión rus a gran escala podría resultar en la veloz captura de Kiev, la capital de Ucrania, y provocar hasta 50.000 muertos.

Los diarios destacaron que los funcionarios no explicaron cómo se habían hecho esos cálculos.

El presidente Joe Biden dispuso enviar tropas estadounidenses a Polonia para proteger a los miembros de la OTAN, mientras los diplomáticos trabajan arduamente para tratar de persuadir a Rusia de que retire sus tropas de la frontera con Ucrania.

El primer contingente de soldados estadounidenses llegó el sábado.

El presidente francés, Emmanuel Macron, se reunirá este lunes en Moscú con Putin y el martes en Kiev con su par ucraniano, Volodimir Zelensky, para discutir la crisis.

Biden y Macron volvieron a conversar este domingo por teléfono acerca de «los actuales esfuerzos diplomáticos y de disuasión en respuesta al continuo fortalecimiento ruso en las fronteras con Ucrania», informó la Casa Blanca en un comunicado, según la agencia ANSA.

Una vez más, «acordaron que sus equipos permanecerán en contacto y en consulta continua con sus aliados y socios, incluida Ucrania», agregó la nota.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here