Los estudios indican que la lecitina fue la fuente de la contaminación en una de las plantas del grupo que abastece de cacao y preparados a base de chocolate a numerosas empresas como Hershey, Mondelez o Nestlé.

La empresa suiza Barry Callebaut, gigante mundial del segmento de cacao y preparados de chocolate, anunció hoy que expertos detectaron la presencia de salmonela en su fábrica en Wieze, Bélgica, donde se detuvo la producción.

«Nuestros expertos identificaron a la lecitina como la fuente de la contaminación», apuntó la firma en un comunicado, después de detectar la salmonela «en un lote fabricado en Wieze», una unidad fabril situada al noreste de Bruselas.

En el comunicado, la empresa anunció que «todos los productos de chocolate fabricados en Wieze después del 25 de junio han sido bloqueados» y que las líneas de producción «serán desinfectadas antes de reiniciar» la fabricación.

«Barry Callebaut está en contacto con todos los clientes que pudieron haber recibido productos contaminados. La producción está suspendida hasta nuevo aviso», indicó la compañía.

Un portavoz de la firma dijo a la agencia de noticias AFP que «la mayor parte de los productos contaminados aún se encuentran en la fábrica de Wieze» y una pequeña cantidad «con nuestros clientes».

Barry Callebaut ya estaba en contacto con 73 clientes para garantizar «que no haya contaminación de consumidores», según se informó.

«Nuestros expertos identificaron a la lecitina como la fuente de la contaminación». Foto AFP.

La fábrica de la empresa en Wieze, que la empresa considera la mayor del mundo en su tipo, no produce chocolates destinados a la comercialización directa a consumidores.

El grupo Barry Callebaut abastece de cacao y preparados a base de chocolate a numerosas empresas del sector de alimentos, y en particular a grandes marcas del sector de chocolates, como Hershey, Mondelez o Nestlé.

De acuerdo con su balance 2021/2022, sus ventas anuales alcanzaron los 2,2 millones de toneladas en ese período.

La sede de la gigante está en Zurich, Suiza, aunque posee unas 60 unidades de producción en todo el mundo, y emplea unas 13.000 personas.

En abril la Agencia Belga de Seguridad Alimentaria ya había determinado el cierre de una fábrica de otra marca gigante del sector de chocolates, Kinder (del grupo italiano Ferrero), por un brote de salmonela.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here