Cura pedófilo confesó un abuso y se suicidó en la iglesia

El sacerdote pedófilo, Maks Suard, se ahorcó en la sacristía de la iglesia de Trieste (al nordeste del país), iba a ser expulsado tras confesar el sábado el abuso a una niña de 13 años.

En una conversación el sábado pasado con su obispo, monseñor Giampaolo Crepaldi, el sacerdote de 48 años reconoció haber cometido »acciones graves» contra una menor y solicitó dos días para preparar una carta pidiendo perdón a Dios, a la Iglesia y a la víctima.

Cuando el obispo llegó para informarle oficialmente de su expulsión de la parroquia y de la apertura de un procedimiento canónico contra él, lo encontró ahorcado en la sacristía.

LEÉR MÁS  "En Bolivia ha habido un golpe racista y fascista" dice Adriana Guzmán

La diócesis pide una oración por el alma del sacerdote y lamenta que el caso no haya podido seguir »el recorrido canónico y judicial» oportuno.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here