China arremete contra EEUU por su boicot a los Juegos de Beijing

La Casa Blanca enviará a sus atletas, pero no a representantes diplomáticos, a los Juegos Olímpicos de Invierno de 2022, previstos para febrero, debido a lo que describió como violaciones de los derechos humanos cometidas por China.

China rechazó este martes el «boicot diplomático» anunciado por Estados Unidos a los Juegos Olímpicos de Invierno de Beijing en nombre de los derechos humanos y dijo que Washington «pagará el precio».

Estados Unidos dijo que enviará a sus atletas, pero no a representantes diplomáticos, a los Juegos Olímpicos de Invierno de 2022, previstos para febrero, debido a lo que describió como violaciones de los derechos humanos cometidas por China.

La Casa Blanca mencionó en particular lo que calificó de «genocidio» de la numerosa minoría musulmana china de la provincia occidental de Xinjiang, donde operan grupos islamistas y donde miles de personas son internadas en centro de «reeducación».

El vocero de la Cancillería de China, Zhao Lijian, acusó a Estados Unidos de violar el principio de neutralidad política en el deporte.

El gobierno estadounidense busca la manera de posicionarse ante los Juegos de Invierno, un evento mundial organizado del 4 al 20 de febrero de 2022

«El intento de Estados Unidos de interferir en los Juegos Olímpicos de invierno debido a su prejuicio ideológico, basándose en mentiras y rumores, solo pone de manifiesto sus dañinas intenciones», dijo Zhao. «Estados Unidos pagará el precio de sus malas pasadas», afirmó.

LEÉR MÁS  EEUU distribuirá 400 millones de barbijos de alta calidad de forma gratuita

«Estén atentos», respondió cuando se le preguntó sobre las represalias de China y volvió a calificar de «mentira del siglo» las acusaciones occidentales sobre la situación en Xinjiang, informó la agencia de noticias AFP.

En Washington, la vocera del presidente Joe Biden y de la Casa Blanca, Jen Psaki, justificó el lunes la decisión del Gobierno estadounidense.

Al estar presente, «la representación diplomática estadounidense trataría estos Juegos como si nada hubiera pasado, a pesar de las flagrantes violaciones de los derechos humanos y las atrocidades de China en Xinjiang. Y no podemos hacer eso», sostuvo.

«Los atletas del Team USA cuentan con todo nuestro apoyo. Estaremos 100% detrás de ellos mientras los animamos desde aquí», afirmó.

Con el boicot, ningún funcionario del gobierno estadounidense asistirá a los Juegos Olímpicos o Paralímpicos, pero los atletas estadounidenses competirán.

«Francamente, los chinos están aliviados de escuchar la noticia, porque cuantos menos funcionarios estadounidenses haya, menos coronavirus habrá», tuiteó el periodico estatal chino Global Times.

Debido a las restricciones de China a la entrada de extranjeros por la lucha contra la Covid-19, se espera que pocos líderes mundiales viajen a Beijing, excepto el presidente ruso Vladimir Putin, que aceptó una invitación de su homólogo chino Xi Jinping.

LEÉR MÁS  Coronavirus: Reino Unido levantará la mayor parte de las restricciones el 27 de enero

El Comité Olímpico Internacional (COI) se congratuló de que la decisión «política» de Washington no afectara a la participación de los atletas estadounidenses.

Varias organizaciones de derechos humanos acusan a Pekín de haber internado al menos a un millón de musulmanes en Xinjiang en «campos de reeducación»

El Departamento de Estado dijo que el personal diplomático estaría presente en Beijing «para garantizar la seguridad de nuestros atletas, entrenadores y personas relacionadas con el equipo olímpico estadounidense».

Se trata de «un asunto diferente de la representación diplomática oficial», según el portavoz Ned Price.

Desde hace meses, el gobierno estadounidense busca la manera de posicionarse ante los Juegos de Invierno, un evento mundial organizado del 4 al 20 de febrero de 2022 por un país al que acusa de perpetrar un «genocidio» contra los musulmanes uigures de Xinjiang.

Varias organizaciones de derechos humanos acusan a Pekín de haber internado al menos a un millón de musulmanes en Xinjiang en «campos de reeducación».

Las autoridades chinas denuncian sistemáticamente la «injerencia» de los occidentales que condenan esta situación, asegurando que son «centros de formación profesional» para apoyar el empleo y combatir el extremismo religioso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here