Brasil: camioneros piden rebajas en el combustible

El ex presidente de Brasil, Luíz Inacio Lula da Silva, rompió ayer el silencio que mantuvo desde que hace tres semanas estalló una ola de protestas en el país, se manifestó »complacido de que el pueblo quiera más» y elogió el »comportamiento extraordinario» que ha tenido su sucesora, Dilma Rousseff, para responder a unas manifestaciones que han tenido momentos de máxima tensión. Lula habló desde Adís Abeba, capital de Etiopía, el mismo día que piquetes de camioneros bloqueaban rutas de São Paulo y Minas Gerais pidiendo una reducción del costo de los peajes y un subsidio para los combustibles.

»Feliz es el país que tiene un pueblo que tiene libertad de manifestarse. Y más feliz aún, el país que tiene un pueblo que va a las calles queriendo más», dijo Lula desde África, y aprovechó para rechazar las versiones de prensa que señalaban que él desaprobaba e incluso había criticado el manejo de Dilma ante las protestas. »La presidenta tuvo un comportamiento extraordinario. En ningún momento hizo críticas a los manifestantes, a no ser cuando se dirigió a un grupo menor que de vez en cuando rompe algo. Fue solidaria con aquellos que pacíficamente salieron a reivindicar mejores condiciones de todo aquello a lo que el pueblo tiene derecho», agregó.

A la misma hora en que Lula hablaba, cientos de camioneros bloqueaban con sus vehículos dos importantes autovías de São Paulo y una de Belo Horizonte, y convocaban a iniciar un paro de 72 horas. La huelga fue resuelta por el Movimiento Unión Brasil Camionero (MUBC), una de las tantas asociaciones del sector, que se sumó así a las protestas que desde hace tres semanas estremecen al país. »Serán 72 horas de movilización, por lo que recomendamos a todos no programar viajes para ese período, de manera de reducir el número de vehículos de carga en las carreteras, pero sin causar trastornos a los ciudadanos», dice el comunicado. Los camioneros, propietarios de sus vehículos, piden una reducción en el costo del combustible y de los peajes.

El bloqueo en São Paulo, donde el pasado 10 de junio el alza de los precios del transporte público de pasajeros desató la ola de protestas que se extendió luego a casi todo el país, comenzó en la madrugada de ayer y su primera y única consecuencia fue un enorme atasco de tránsito. El comunicado del MUBC insta a sus afiliados a »dar un apoyo inmediato a las manifestaciones populares que se registren en cualquier lugar del país» y a »exigir al gobierno que mejore la situación del transporte de cargas». La convocatoria del MUBC sólo tuvo eco en esos dos estados, lo que hace pensar que la huelga no tendrá mayores consecuencias.

En opinión de Lula, el pueblo brasileño salió a las calles por »más participación y mejores servicios públicos» como consecuencia de los cambios operados en el país durante sus dos mandatos, entre 2003 y 2010, y lo que va del gobierno de su sucesora. »Esto es resultado de lo que fue hecho en estos diez años», concluyó el ex mandatario en un encuentro de la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y el Instituto Lula.

Efe y Ansa

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here