Bolivia: las cholitas paceñas ya cuentan con su propia academia de modelaje

Acaba de inaugurarse en la ciudad de La Paz, capital del Estado Plurinacional de Bolivia, la primera escuela de modelaje para »cholas», esas señoras o señoritas aymaras que visten largas faldas como signo de distinción social. Se trata de una iniciativa impulsada por Rosario Aguilar, una de las primeras cholas en ocupar un cargo político en Bolivia –estuvo a cargo hasta el año pasado del área de Desarrollo Humano– y que desde hace casi una década viene promoviendo anualmente un desfile de moda para estas mujeres que, para serlo, precisan disponer de una economía sólida, por lo caro de los tejidos que utilizan.

“El modelaje para las cholas no es el mismo que el de una señorita de vestido”, explicó Rosario Aguilar a Efe, en referencia a las diferencias de las características en la vestimenta. El atavío de la cholita consiste en una pesada falda por encima del tobillo, blusa, mantón y enagua, unas prendas tradicionales que sin embargo no escapan a las modas. La vestimenta se completa con un bombín que se sujeta sobre la cabeza en equilibrio y sin ayuda de horquillas (si el bombín está en el medio, se trata de una chola, si está desplazado es »cholita», es decir soltera), y con adornos con los que recogen las dos largas trenzas, también características de las indígenas aymaras.

LEÉR MÁS  "En Bolivia ha habido un golpe racista y fascista" dice Adriana Guzmán

La idea surgió, indicó Aguilar, tras ver cómo desfilaban jóvenes cholitas en una agencia de modelaje. Según Aguilar, las cholas se movían sobre la pasarela de una forma »occidental». Una cholita en la pasarela, indicó Aguilar, debe caminar de forma coqueta, »los movimientos un poquito más bruscos porque al girar se tiene que ver además de la pollera, la enagua, y al mismo tiempo el zapato».

Las tendencias en la moda »chola» varían con cada temporada e incluso experimentan algún »revival», como ha ocurrido con las enaguas multicolores
En la escuela de modelaje las jóvenes practican movimientos como el »giro a media luna, giro completo o los cruces» para lucir la indumentaria, refirió la directora de la escuela. A diferencia de lo que ocurre en la moda tradicional, las tendencias en la indumentaria de las cholitas no se rigen por las estaciones. »Todo el tiempo podemos usar colores vivos, colores sobrios, telas delgadas, telas de lycra», precisó Aguilar. Cuando las cholitas quieren lucir sus mejores joyas, visten enteramente de negro para que resalten la plata y oro de las alhajas, que son mucho más grandes –y por tanto, más valiosas– que la joyería occidental. No podía faltar una mención al aguayo, el colorido tejido característico de los Andes que las cholitas utilizan como abrigo o adorno, pero sobre todo para cargar a sus bebés y transportar bultos sobre su espalda.

LEÉR MÁS  "Paren de matar al pueblo boliviano" rogó Evo Morales desde México

»Vestir a una chola va desde los 1000 dólares –unos 7000 bolivianos–, hasta los 2000 o 20 mil dólares dependiendo de la calidad de las telas, la finura del sombrero y las zapatillas, y las joyas con metales y piedras preciosas», sostuvo Aguilar, hablando de los vestidos más caros que se consiguen en La Paz. Desde luego, hay vestidos muchos más baratos, que son los que usan las cholas pobres, pero ellas no se suben a una pasarela, ni quieren hacerlo.

Revalorizar la cultura

La (re)evolución social de la »cholita» va de la mano de la revalorización de la cultura andina y el impulso que viene teniendo esta vasta cultura en tiempos en que Evo Morales fue elegido dos veces presidente de Bolivia. Según Aguilar, las tendencias en la moda »chola» varían con cada temporada e incluso experimentan algún »revival», como ha ocurrido con las enaguas multicolores. Esta prenda tradicional, tan popular en el pasado, vuelve a llevarse ahora y se coloca de forma que asome por el bajo de la pollera, para que así se puedan apreciar los finos encajes que la adornan. »Se ha rescatado lo de antaño», destacó Aguilar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here