Alemania apunta a más restricciones mientras debate la vacunación obligatoria

Las autoridades decidirán restricciones adicionales para contener su virulenta cuarta ola, entre ellas el cierre de bares y otros lugares públicos, después de superar por segunda vez los 70.000 casos en un día.

Alemania superó por segunda vez los 70.000 casos de coronavirus en un día, y sus autoridades deciden este jueves restricciones adicionales para contener su virulenta cuarta ola, entre ellas el cierre de bares y otros lugares públicos, un paquete cuyo punto más delicado es una vacunación obligatoria que podría aplicarse desde febrero.

Tras una primera sesión de negociaciones el pasado martes, la jefa de Gobierno saliente, la canciller Angela Merkel, su sucesor anunciado Olaf Scholz y los dirigentes de los 16 estados federados del país se reúnen nuevamente hoy para pulir el paquete de medidas.

Si bien la situación mejoró algo en los últimos días, las autoridades dicen que todavía es alarmante, con decenas de miles de contagios diarios y numerosos hospitales colapsados y otros cerca de la saturación.

El organismo alemán de lucha contra las enfermedades infecciosas, el Instituto Robert Koch (RKI), notificó este jueves 73.209 nuevas infecciones en las últimas 24 horas, informó la agencia de noticias alemana DPA.

Se trata de la segunda vez que Alemania supera los 70.000 contagios diarios. La anterior fue la semana pasada, cuando autoridades anunciaron un récord 75.961.

El RKI dijo que en la última jornada hubo 388 muertes por coronavirus, lo que elevó el total a 102.178.

El 71,4% de la población de Alemania (59,4 millones de personas) fue vacunada, el 68,6% (57,0 millones) con la pauta completa, mientras el 12,5% (10,4 millones) ha recibido ya una dosis de refuerzo.

El contexto para avanzar en el combate a la pandemia es complicado por el actual periodo de transición en Alemania, entre la salida de Merkel y la entrada de Scholz, cuya ratificación parlamentaria no se dará hasta la próxima semana.

Esta reunión y las restricciones impulsadas por la nueva coalición deben mostrar, según el futuro canciller, que «no hay un vacío de poder, como algunos evocan en este momento».

El punto más delicado de la nueva ofensiva contra la Covid-19 es la vacunación obligatoria, que podría ser decidida a partir de febrero o marzo.

El socialdemócrata Scholz sorprendió al abogar por esta medida radical, ya aprobada en Austria y objeto de reflexión en el seno de la Unión Europea (UE).

Antes de final de año debe presentarse un proyecto de ley en el Parlamento, donde los diputados dispondrán de libertad de voto.

La opinión pública evolucionó significativamente sobre esta cuestión. En verano pasado, dos tercios de los alemanes eran contrarios a las vacunas obligatorias, ahora un 64% es favorable, según sondeos de los canales de televisión RTL y n-tv.

Por otra parte, un esperado fallo del Tribunal Constitucional, anteayer, rechazó querellas contra las restricciones nacionales impuestas por la legislación federal a principios de este año, lo que constituye una suerte de aval para ésta y otras futuras decisiones del nuevo canciller.

A la espera de una eventual aprobación de la vacunación obligatoria, Alemania debe adoptar otras restricciones para contener los contagios.

Algunos estados reforzaron las limitaciones de acceso a los no vacunados.

Hoy debe darse un paso más con la prohibición de su entrada en comercios no esenciales.

Se mencionan también posibles cierres de bares y clubes nocturnos para toda la población, y la Bundesliga (el campeonato de fútbol alemán) podría volver a disputar partidos con gradas vacías.

En el estado de Baviera, uno de los principales focos, un hospital de Rosenheim advirtió sobre la saturación total de su servicio de urgencias, iluminando de rojo su interior.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here