El misterio del español “tragado” por la montaña que podría estar resuelto 30 años después

Un escalador encontró un cadáver momificado en el cerro «El Rincón», en Potrerillos. Estiman que se trata de un valenciano perdido en 1990.

El 18 de enero de 1990 el español Mateo Parrilla, por ese entonces de 35 años, decidió realizar en solitario una expedición al cerro “El Rincón”, ubicado en la zona de El Salto, en Potrerillos. Si bien el extranjero tenía experiencia, el ascenso no era algo sencillo, ya que tendría que subir más de 5.000 metros para alcanzar la cima que se había propuesto. 

Pese a esto, el valenciano, pero con residencia en Cataluña, armó su mochila y partió ese mañana de verano. Parrilla nunca más volvió y los últimos que lo vieron fueron dos colegas brasileños que se lo cruzaron en medio del ascenso. A casi tres décadas de ese día, el misterio del español que se “lo tragó la montaña” podría estar resuelto. 

Es que el domingo pasado, un tupungatino que escalaba por esa zona se topó con un cadáver “momificado”. Cuando regresó al Valle De Uco dio aviso del macabro hallazgo. Tras recibir la ubicación exacta y planificar el operativo un equipo de la Patrulla de Rescate de la Policía de Mendoza emprendió la misión. El objetivo: descender el cuerpo ubicado en una zona muy peligrosa y de difícil acceso.

“Es una zona de glaciares como mucho hielo cristal”, aseguró a este diario el subcomisario Alejandro Alonso, responsable de la Patrulla de Rescate. Por más de 12 horas los socorristas sortearon los difíciles obstáculos de la cordillera mendocina hasta que llegaron al glaciar del cerro El Rincón, ubicado a 4.500 metros sobre el nivel del mar. 

LEÉR MÁS  Informe de la organización para cooperación y el desarrollo económico

En una de las mesetas formadas por la masa de hielo estaba el cuerpo de un andinista. “El cadáver está momificado, a esa altura los cuerpos se vuelven como una momia, no ves el esqueleto como muchas veces muestran en las películas”, detalló Alonso.

El hasta ahora desconocido y desdichado escalador murió con su mochila sobre su espalda. “Esto nos da la pauta de que se cayó mientras caminaba”, puntualizó el líder del escuadrón. Al analizar la escena del hallazgo, los socorristas coincidieron en una hipótesis sobre la cuasa de la muerte del deportista: suponen que perdió el equilibrio desde el filo de la ladera que lleva a la cima del cerro El Rincón, cuando intentaba llegar a la cima o cuando descendía. El golpe lo mató al instante o lo imposibilitó fisicamente y nunca más pudo regresar. 

El estado del cuerpo indicaba a simple vista el evidente dato de que la fecha del deceso es “de muchos años atrás”. Cuando se revisaron los archivos sobre personas perdidas en la zona salió un solo nombre: Mateo Parrilla, el español desparecido desde 1990. 

“Todo indica que el cuerpo pertenece a Parilla, solo tenemos el registro de su desaparición. Entre las pertenencias del fallecido encontramos documentación, pero todo fue remitido a la fiscalía. Ellos van a hacer los cotejos de ADN”, concluyó el jefe de la Patrulla de Rescate Alejandro Alonso. 

Los socorristas en plena acción. | Gentileza

Si bien todo indicaría que tras casi 30 años de misterio la familia de Parilla podrá saber lo que realmente le pasó a su familiar ese 18 de enero de 1990. Pero hay que esperar un poco más. La identidad del cadáver hallado a más de 4.000 metros de altura no fue confirmada oficialmente.  

LEÉR MÁS  Mercados y la bolsa en calma

La causa quedó a cargo del fiscal Gustavo Pirrello, quien ordenó cotejos de ADN para conocer la identidad del fallecido.

Cuatro días de búsqueda 

Echando mano a los Archivos de Diario Los Andes, aparece el nombre de Mateo Parrilla, un español de 35 años extraviado en dicho espacio montañoso el 18 de enero de 1990.

Cuatro días más tarde de darse a conocer su caso, según el artículo de ese año, la búsqueda continuaba “en las Faldas del cerro El Rincón, del Cordón del Plata. Se supo ayer -señala el texto- que Parrilla, valenciano residente en Cataluña, emprendió el ascenso en solitario, y no forma parte de expedición alguna”.

Los rescatas bajando con el cuerpo

De acuerdo con el testimonio de un par de montañistas brasileños, últimos en verlo con vida, “se hallaba muy cansado. Les expresó, no obstante, que iba a tratar de llegar a la cumbre”.

El 23 de aquel mes, al no hallar rastro alguno, la patrulla de rescate, de la que formó parte el hoy jefe de la Policía de Mendoza Roberto Munives, suspendió el operativo hasta nuevo aviso. Lo que al parecer nunca sucedió. No es de extrañar, pues permanentemente las crónicas señalan esporádicos encuentros de cuerpos que llevaban un par de años perdidos o, incluso, que habían sido enterrados allí por sus compañeros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here