DESAPARICIÓN DE VIVIANA LUNA, 3 años aún sin pistas

    Viviana Luna, una mujer mendocina de 45 años -en ése entonces-, salió de su casa el 7 de diciembre de 2016 rumbo a una entrevista de trabajo en Potrerillos. Desde aquel día hasta hoy, no se sabe qué sucedió con ella. Viviana tiene cuatro hijos, que no van a parar hasta saber qué pasó con su madre.

    Este sábado 7 de diciembre, a 3 años de su desaparición, realizarán junto al movimiento Ni Una Menos Mendoza (NUM) una actividad para recordar que Viviana nos falta de la comunidad mendocina a todos y para pedir, una vez más, justicia por su mamá. Junto a La Mosquitera, se hará una radio abierta desde las 11 y hasta las 13 horas en la explanada de la Legislatura. Así, éste sábado 7 los hijos de Viviana junto a sus banderas, fotos con mensajes, bandas de música y danza, invitan a toda la comunidad de la provincia a acompañarlos en su reclamo.

    Viviana, además de sus hijos Yanina (28), Matías (24), Nahuel (21) y Ayelén (19), tiene cuatro nietos de entre 5 y 9 años. Todos ellos, la única certeza que hoy tienen es el dolor en el alma no sólo por no poder estar disfrutando la vida junto a su mamá y a su abuela, si no por algo peor; no saber adónde está ella. Las dudas son muchas, la incertidumbre es enorme y las preguntas, cada día que pasa, son más. Más de 2 años pasaron de aquella desaparición para que la familia de Viviana pudiera tener un abogado que lleve la causa. Fernando Peñaloza, reconocido por ser el defensor en casos como el de Johana Chacón y Soledad Olivera y además importante especialista en Derechos Humanos, es quien hoy se está haciendo cargo de la parte legal de la desaparición de Viviana Luna.

    LEÉR MÁS  China invertiría U$S 500 millones en cerdos en Córdoba

    La voz de sus hijos

    “Todos saben que las personas no desaparecen, las hacen desaparecer y cuando hicieron desaparecer a mi mamá, con ella se llevaron parte de nuestras vidas y nos dejaron un dolor inmenso. Nos alegra poder recordarla tan brillante, hermosa y buena mujer, porque ella nos formó y gracias a eso hoy somos las personas que somos; buena gente y con valores. Hoy quiero recordar a mi mamá con todo lo bueno que hizo por mis hermanos y por mí. Me quedo con los mejores recuerdos y con todo lo que me enseñó”, enfatizó Ayelén Julián Luna, la hija menor de Viviana.

    Mientras que su hermano Matías se refirió a que “tres sensaciones es muy poco para las que sentí en estos 3 años. La primera sensación es la incertidumbre, la intriga de no saber cómo de un momento para otro mi mamá ya no estaba con nosotros y el ¿qué pasó?, ¿por qué pasó?. La segunda el dolor, la tristeza de no tenerla, de no poder abrazarla, de no poder contarle mis cosas y escuchar las de ella. Y la tercera la impotencia, de que no se resuelva, de no saber dónde está y que le pasó, de que pasa el tiempo, pasan días, meses, años y no hay ni siquiera un sólo indicio de nada”.

    LEÉR MÁS  VIOLENCIA DE GÉNERO. ¿Y ESTAS NUEVAS VÍCTIMAS? por Eva Giberti

    Viviana no está. Sus 4 hijos y sus 4 nietos la siguen esperando, la siguen buscando y seguirán pidiendo que el Estado mendocino, a través de la Justicia, active todos los mecanismos necesarios para saber qué pasó con su mamá y abuela. Las personas no desaparecen. “No voy a parar hasta que se haga justicia, porque nos dejaron muertos en vida, porque mi mamá merece que se sepa la verdad por nosotros que llevamos luchándola tres años. Tomen conciencia, hablen, ya sea por la recompensa o para callar su cabeza, porque ya que son conscientes de nuestro dolor y así y todo deciden callar, háganlo, por lo menos por eso”, pidió Ayelén.

    “Han sido tres años muy difíciles, llenos de angustia, dolor y desesperación para todos los que la amábamos. Sólo pido que nunca dejen de buscarla, que este caso no quede en la nada y que se haga justicia por mi mamá y por todas las mujeres desaparecidas. Ella nos amaba mucho y sé que nunca sería capaz de irse y no volver”, cerró Nahuel Julián Luna.

    Dejar respuesta

    Please enter your comment!
    Please enter your name here