El 70% de los casos de cáncer de ovario se diagnostican en etapas avanzadas

De acuerdo con el Instituto Nacional del Cáncer, el carcinoma epitelial de ovario es una de las malignidades ginecológicas más comunes.

Esto lo convierte en la quinta causa más frecuente de muerte por cáncer en mujeres. Se trata de tumores que pueden originarse en el ovario, las trompas de Falopio o el peritoneo. Ante la falta de síntomas específicos, en la mayoría de los casos la detección de la patología se da cuando el cáncer de ovario ya se encuentra avanzado.

Si bien puede afectar a las mujeres de cualquier edad, a partir de los 55 años aumenta su incidencia. Una de las mayores dificultades que presenta el cáncer de ovario es la falta de métodos que permitan su detección en estadios tempranos.

El Día Mundial del Cáncer de Ovario, que se conmemoró el pasado 8 de mayo, es una fecha establecida por organizaciones de pacientes con el propósito de concientizar sobre este cáncer femenino, cuya tasa de supervivencia es la más baja, y acerca del cual aún existe muy poco conocimiento.

El médico oncólogo clínico Gonzalo Giornelli (MN 95788), jefe del Departamento de Oncología Genito-Urinaria del Instituto Alexander Fleming, señaló que ante una mujer que presenta dolor pélvico, síntomas digestivos como distensión, la constipación, la plenitud postingesta o dificultad para la eliminación de gases, el médico tratante debe sospechar en el diagnóstico de cáncer de ovario.

Dado que el principal factor de riesgo es la predisposición genética, no existen programas de prevención de la patología, aunque se dispone de tests diagnósticos que pueden identificar potenciales portadoras de genes que predisponen a la enfermedad. Solo en las pacientes portadoras de mutaciones en genes que predisponen al cáncer de mama y de ovario (BRCA 1 & 2), que tienen un riesgo más aumentado que la población general, se puede hacer una cirugía preventiva extirpando ovarios y/o mamas luego de detectada la mutación, lo que disminuye el riesgo de tumores en estos órganos, explicó Giornelli.

Y tras agregar que para algunos tipos menos frecuentes de cáncer de ovario, la endometriosis puede ser un factor de riesgo”, resaltó que “el principal factor de riesgo es el haber heredado los genes BRCA 1&2 mutados que predisponen al cáncer de mama y ovario.

Sin embargo, solo entre el 14 y el 20% de los cánceres de ovario se asocian a mutaciones heredadas de estos genes.

La mayoría de los casos de cáncer de ovario tienen indicación de asesoramiento genético oncológico. La sospecha sobre el origen hereditario de la patología se incrementa si en la familia se dan casos de cáncer de mama, colon, útero y ovario. Actualmente, la ecografía transvaginal, que hoy forma parte de los estudios de rutina que realiza una mujer, puede arrojar muchos falsos positivos, lo que la descarta como un método de detección temprana.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here