¿Cómo saber si su hijo es daltónico?

El daltonismo es una afección en la cual no se pueden ver los colores de manera normal.

Las personas que tienen daltonismo no pueden distinguir entre ciertos colores. Los que con más frecuencia cuesta distinguir son el rojo, el verde y el azul. Esta alteración es congénita, es decir, está presente desde el nacimiento.

¿Qué lo causa?

En la retina hay dos tipos de células que detectan la luz. Esas células se llaman bastones y conos. Los bastones sólo detectan la luz y la oscuridad y son muy sensibles a los niveles bajos de luz. Los conos detectan los colores y están concentrados cerca del centro de la visión. Hay tres tipos de conos: unos detectan el rojo, otros el verde y otros el azul. El cerebro usa la información que envían los conos para determinar el color que percibimos.

El daltonismo puede ocurrir cuando un tipo o más de conos están ausentes, no funcionan o detectan un color diferente de lo normal.

¿Todos los pacientes daltónicos ven igual?

Hay distintos grados de daltonismo. Algunas personas con deficiencias leves para ver los colores detectan los colores normalmente cuando hay buena luz, pero tienen dificultad en la luz tenue. Otras no pueden distinguir ciertos colores en ningún tipo de luz. La forma más grave de daltonismo, en la cual todo se ve en distintos tonos de gris, es poco común.

Suele afectar ambos ojos por igual y se mantiene estable a lo largo de toda la vida (no empeora ni mejora). El daltonismo severo ocurre cuando los tres tipos de conos están ausentes. El daltonismo leve, cuando los tres tipos de conos están presentes, pero uno de ellos no funciona bien y detecta un color diferente de lo normal.

LEÉR MÁS  Conjuntivitis: ojos bien pegados

Si bien el daltonismo se presenta desde el nacimiento, como cité al comienzo del artículo, el diagnóstico se suele hacer en los primeros años de vida cuando los papás o las maestras comienzan a notar que los niños confunden o no reconocen correctamente los colores. También es frecuente que en niños pequeños exista cierta confusión en el momento de reconocer los colores, pero al realizar las pruebas un poco más adelante dicha confusión desaparece. Por eso es importante repetir las pruebas de detección de daltonismo realizadas en niños pequeños a los 5 ó 6 años de edad.

Salvo en la forma más grave, el daltonismo no afecta la agudeza visual. La incapacidad absoluta para ver ningún color y ver todo en tonos de gris se llama acromatopsia. Esta afección es poco común y generalmente se asocia a otros problemas visuales

El daltonismo es mucho más frecuente en varones: uno de cada 12 tiene algún grado de alteración en la visión de colores. En mujeres, una de cada 200 sufre algún grado de daltonismo. Lo transmiten las mujeres a los hijos varones de forma recesiva y ligada al sexo.

La prueba

La prueba que se realiza para detectar el daltonismo es sencilla y se puede realizar en niños de aproximadamente 4 años en adelante. Antes de esa edad puede ser poco exacto el resultado.

LEÉR MÁS  La tuberculosis no está erradicada en Argentina

La misma consiste en mostrarle un dibujo formado por puntos multicolores. Si no tiene deficiencia de color, podrá ver los números y formas entre los puntos. Si no puede ver los colores, tendrá dificultad para encontrar el número o la forma en el dibujo y es posible que no lo vea en absoluto.

Test de Ishihara para detección del daltonismo: una persona con deficiencia de color puede no ser capaz de identificar el número 8 entre los puntos en esta imagen.

No hay ningún tratamiento para el daltonismo congénito. Generalmente no causa ninguna discapacidad visual. Existen lentes de contacto y anteojos especiales que pueden ayudar a diferenciar un color de otro.

Mas allá de que el daltonismo no provoca ninguna dificultad en la calidad de vida de los pacientes que lo padecen, es muy importante su detección durante la edad escolar ya que las consignas en el colegio durante los primeros años suelen estar relacionadas con reconocer colores o colorear determinados elementos con colores específicos. Al determinar la existencia de esta condición podemos alertar a las maestras para que sea tenido en cuenta.

Como siempre decimos, es fundamental realizar los chequeos oculares periódicos de cada hijo con un oftalmólogo pediátrico y no dudar en acudir al mismo ante cualquier consulta que se tenga.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here