Coca-Cola: un estudio revela una historia negra

Una investigación de científicos estadounidenses determinó que el colorante de la Coca-Cola, que podría tener una sustancia cancerígena, varía según los países, por lo que por ejemplo en Brasil está presente en mayor proporción que la que se vende en California.

El estudio fue publicado en la revista »International Journal of Occupational and Environmental Health», por el director del Centro de la Ciencia para el Interés Público (CSPI), Michael Jacobson.

La CSPI, organización de protección al consumidor, con sede en Washington, alertó en marzo que el colorante, que oscurece la cola y otros refrescos, podría contener una sustancia cancerígena, denominada 4-metilimidazol.

En California se redujo de forma drástica el contenido de 4-metilimidazol, luego de que el Estado la puso en su lista de sustancias cancerígenas y que exigió mensajes de alerta en las etiquetas de latas y botellas que contuvieran una determinada concentración.

La Coca-Cola Company señaló en un comunicado que »todos nuestros productos son seguros y se atienen a las leyes de todos los países en los que estamos activos. Los legisladores han autorizado en todo el mundo el uso del (colorante) caramelo en nuestros productos».

LEÉR MÁS  Ejercicios para que pasar ocho horas sentados no pase factura a la espalda

Según las mediciones realizadas ahora, en 355 mililitros de Coca-Cola (un tamaño estándar de lata) existe en California una concentración de sólo cuatro microgramos de 4-metilimidazol.

En Brasil son 267 microgramos y en Kenia, 170, mientras que en Reino Unido, Canadá, los Emiratos Arabes Unidos y México el porcentaje está entre 145 y 160 microgramos por 355 mililitros.

Jacobson consideró que tras la experiencia de California queda probado que la bebida puede producirse con menor cantidad de 4-metilimidazol, por lo que no se entiende que no se haga así en otros países. Seguramente tiene que ver con que los costos son mayores.

El 4-metilimidazol es una sustancia que se genera cuando se hace el colorante caramelo y que ha demostrado tener efectos cancerígenos en experimentos con animales.

Al tomar su decisión de reducir esa sustancia las autoridades de California calcularon que en el caso de ingerir a diario 30 ó más microgramos de la sustancia durante toda la vida, habría un caso de cáncer por cada 100.000 consumidores.

LEÉR MÁS  Los riesgos que esconde el tabaquismo bajo nuevos formatos

»El hecho es que no hay ninguna prueba científica firme para bajar los niveles de 4-metilimidazol, ni en California ni en ninguna otra parte», afirmó Coca-Cola.

Afirmó que »el caramelo en nuestras bebidas es seguro y siempre lo ha sido. Le hemos pedido a nuestros proveedores que bajen los niveles de 4-metilimidazol en California para evitar que nuestras bebidas seguras tengan que llevar una leyenda de advertencia no justificada científicamente».

La Autoridad de Seguridad Alimentaria Europea (EFSA) analizó los datos del 4-metilimidazol y llegó a la conclusión de que eran irrelevantes, según la compañía.

Sin embargo, la EFSA indicó en un comunicado en 2011 que lo mejor es mantener el contenido de sustancias colaterales como el 4-metilimidazol »lo más bajo como sea técnicamente posible», incluso aunque no se tengan en la actualidad pruebas de que sean tóxicas o cancerígenas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here