Se viene el plazo fijo atado al dólar

Miguel Pesce, presidente del Banco Central, informó a representantes del campo y de la industria sobre el funcionamiento del mercado cambiario.

El Banco Central se reunió este lunes con representantes de la actividad agropecuaria para detallar alcances de las nuevas normativas cambiarias.

La autoridad monetaria fue enfática en que los insumos para el campo deben comercializarse al valor del tipo de cambio oficial y aseguró que si existe alguna dificultad de los proveedores para acceder al mercado de divisas para la importación se trabajará en su solución.

“No hay ninguna razón para que los proveedores de herbicidas y fertilizantes utilicen un tipo de cambio distinto al oficial para la fijación de los precios a los que comercializan sus productos en el mercado interno”, dijo el organismo a través de un comunicado.

La entidad lleva comprados más de 650 millones de dólares para las reservas desde que se lanzaron las nuevas normas para acceder al mercado de cambios con fines comerciales.

Campo

El presidente del Banco Central, Miguel Pesce, adelantó a los dirigentes ruralistas que se desarrollará una próxima reunión con los directivos de las empresas líderes en provisión de insumos para el campo. La intención es que puedan comunicar si se registra algún tipo de dificultad para acceder al mercado de cambio y darles solución.

En el encuentro participaron, además de Pesce, el vicepresidente del organismo Sergio Woyecheszen, y el secretario de Agricultura, Ganadería y Pesca, Julián Echazarreta. Por el lado de las entidades rurales estuvieron referentes de la Federación Agraria Argentina; de Coninagro; de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) y de la Sociedad Rural Argentina (SRA). La reunión se desarrolló en forma virtual.

La autoridad monetaria puso además en conocimiento del complejo agropecuario el inminente lanzamiento del plazo fijo atado a la evolución del dólar. Se trata de un instrumento que ofrecerá el Banco Nación a los productores agropecuarios que liquiden la cosecha. El nombre de esta herramienta es Depósitos de Interés Variable (DIVA) y permite garantizar el valor en divisas de la venta de la producción. La iniciativa genera incentivos a la liquidación de la cosecha reduciendo el riesgo cambiario.

Industria

La semana pasada el Central se había reunido también con los representantes de la Unión Industrial Argentina para analizar la nueva normativa cambiaria. En ese encuentro se acordó establecer una agenda de trabajo conjunto con la entidad que agrupa a los industriales y establecer un procedimiento estandarizado para el acceso al mercado de cambio a las empresas que importan insumos y se encuentran alcanzadas por alguna de las condiciones establecidas en las nuevas normativas.

Este lunes se presentó este procedimiento estandarizado: “Se busca simplificar y agilizar el tratamiento de los pedidos de conformidad previa para que las empresas puedan acceder al mercado de cambios para el pago de bienes para la producción”, se indicó a través de un comunicado.

Las empresas interesadas en comprar divisas para pagar importaciones deberán completar un formulario y presentarlo a través de una entidad autorizada a cursar pagos de importaciones de bienes. Esta presentación puede hacerse en forma presencial o mediante un correo electrónico. Los bancos que operen con los importadores no podrán cobrar comisiones ni cargos por hacer estas presentaciones.

El formulario deberá estar firmado por el responsable del área de exterior del banco e incluir la nota original del cliente. Se detalló además que “debe incluirse un análisis de la entidad interviniente del encuadre de la operación, acompañando la documentación que considere relevante para atender el pedido”.

Las entidades no podrán cobrar comisiones ni cargos por la realización de estas gestiones y deberán tomar los recaudos necesarios para que el pedido cuente con la información necesaria y suficiente para su análisis y evaluación.

El Central reforzó los controles a los importadores para proteger las reservas internacionales y evitar tensiones en el dólar comercial. Esto se debe a que en los últimos meses hubo maniobras especulativas de todo tipo. Una de ellas fue de los importadores, que en el último bimestre compraron 1700 millones de dólares más que los productos que ingresaron al país, en una acción irregular para dolarizarse frente a las expectativas de devaluación que se habían instalado en el mercado.

 


Fuente: Página/12

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here