Presidente de la Fundación Pro Tejer apoyó la aplicación de la Ley de Abastecimiento

El empresario Jorge Sorabilla preside el Consejo de Administración de la Fundación Pro Tejer, una organización sin fines de lucro creada en 2003 para agrupar a la cadena de valor agrotextil e indumentaria. En diálogo con Tiempo Argentino, el empresario matizó el rechazo mostrado por buena parte del empresariado con respecto a las modificaciones en las relaciones de consumo y producción que incluyó la reforma de la Ley de Abastecimiento.

»Todo depende de quién la utilice y cómo la utilice», reflexiona, al tiempo que anticipa, bajo ciertas condiciones, un rebote en la actividad de cara a los próximos meses y reclama por el mantenimiento de medidas proteccionistas. »El tema de las declaraciones juradas anticipadas de importación que hoy son vulneradas con cautelares es un tema muy importante. Hay casos de productos textiles en los que el ochenta por ciento de lo que ingresó por Aduana es mercadería que canibaliza la producción nacional», dice.

»El consumo es lo más importante para generar nivel de actividad industrial, por lo tanto Ahora 12 es una iniciativa por la que realmente hay que felicitar al gobierno».
–El empresariado asumió un rol protagónico en el rechazo a las modificaciones a la Ley de Abastecimiento. ¿Cuál es su postura?

–Todo depende de quién la utilice y cómo la utilice. En principio, si yo me dejo llevar por el asesoramiento de los abogados, algunos opinan que ciertos derechos constitucionales se violan en esa ley. La verdad es que hay que ver sobre la marcha si se utiliza mal o no. Yo le doy por lo menos la derecha al gobierno y espero a ver si la utilizan de una manera virtuosa o si lo hacen para hacer algún tipo de daño. Espero que esto último no suceda.

–Además de Ahora 12, ¿existe algún plan específico de estímulo al consumo para el rubro textil?

–El consumo es lo más importante para generar nivel de actividad industrial, por lo tanto Ahora 12 es una iniciativa por la que realmente hay que felicitar al gobierno. No hay un plan específico para indumentaria, que incluya planes industriales para generar mano de obra. La generación de mano de obra es de por sí un incentivo al consumo porque, al crear puestos de trabajo, se proyecta un ingreso, o sueldo, y esas personas van a consumir, lo que deriva en un incremento del poder del mercado interno. La lógica dice que para poder sostener ese consumo hay que proteger al sector impidiendo que ingresen artículos que se pueden producir localmente y que por producirlas acá se pagan salarios. Por lo tanto, hay un círculo virtuoso muy importante a respetar, que es mercado interno, inversión, más empleo. Las divisas que se ahorran son tan importantes como las que se generan para exportación.

LEÉR MÁS  Las empresas se preparan para la transición de gobiernos

–Aunque no hubo presencia política, durante la última convención de la Fundación Pro Tejer, se hizo especial énfasis en la necesidad de medidas »proteccionistas» para el sector. ¿Cuál es su mirada sobre este punto?

–Primero, hay que desenmascarar la malversación que se hace con el empleo de la palabra »proteccionista» como si fuera algo malo, cuando existe en las potencias industriales el doble discurso: por un lado, hablan de la necesidad de la libre circulación de bienes, mercaderías y servicios pero, por el otro, utilizan todas las herramientas que existen para protegerse. Si no es con un arancel alto lo hacen con otro tipo de medidas no arancelarias, pero la protección de esos países está por encima de la que aplica la Argentina. Argentina ocupa el puesto 41 en países proteccionistas en el sector textil, y el 42 en la tabla general; todos los que están arriba, más del 60%, son países desarrollados. Así que hay que saber interpretar cuando hablamos de proteccionismo. Lo que hay que hacer es administrar en forma inteligente el comercio porque lo que necesita Argentina es desarrollarse, y ese objetivo no lo va a lograr si no tiene mercado interno. Entonces, la administración del comercio tiene que ser compatible con el desarrollo de la Argentina y el desarrollo del sector en particular. Ahora, si quieren hacerla parecer una mala palabra, distorsionada, a propósito, falaz, como »proteccionista», a nosotros nos van a ver en la vereda de enfrente demostrando cuál es la realidad.

–¿Cómo se encuentra el sector textil en cuanto a nivel de actividad?

LEÉR MÁS  Porcentajes de inflación en Octubre

–En 2013 hubo un nivel de actividad que se mantuvo en relación con 2012, que fue alto. Las empresas, la industria, todos los años genera entre 300 y 350 millones de dólares de inversión para traer nueva tecnología que permite aumentar la capacidad instalada. Por lo tanto, a igualdad de consumo, uno tiene que en 2014 hubo una capacidad instalada mayor que en 2013. Entonces se necesita crecer. El problema que tuvimos es que se cae el consumo, que está un 15% abajo en la actualidad. Nosotros esperamos que, al estar el gobierno tomando medidas para incentivar el consumo y arreglando el problema con el default selectivo que nos impuso este juez (de Nueva York, Thomas) Griesa, realmente de forma injusta, Argentina va a tener un rebote en su actividad económica el año que viene, que es lo que nosotros esperamos. El economista Miguel Bein fue clarísimo en este concepto.

–¿Cuál es el nivel de uso de la capacidad instalada?

–Estábamos en un ochenta por ciento el año pasado, con las inversiones realizadas que permitieron un aumento de la capacidad instalada. Ahora, con la caída del mercado, estamos en el 70 por ciento. Si antes podíamos fabricar cien, hoy estamos fabricando setenta. En realidad, uno nunca fabrica al cien por ciento. Lo lógico es que al acercarse al 85% o al 90%, se genera un nuevo proceso de inversión vigoroso.

–En relación con la administración del comercio, ¿cuáles son los principales reclamos?

–El tema de las declaraciones juradas anticipadas de importación que hoy son vulneradas con cautelares es un tema muy importante porque la Secretaría de Comercio no puede de ninguna manera administrar las cosas que hacen falta frente a la escasez de divisas, no tiene la capacidad de administrar en forma eficiente esas divisas escasas. Entonces, entran artículos que no deberían ingresar al país. Hay productos textiles que el ochenta por ciento son productos que canibalizan la producción nacional.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here