Otro grupo buitre reclama U$S 300 M

Los fondos buitre quieren cobrar, pero detrás de ellos han aparecido a partir de agosto 11 demandas de holdouts esperando poder conseguir su parte del botín y que el juez Thomas Griesa les reconozca los U$S 300 millones del valor original de deuda que tienen en sus manos.

Mientras tanto, el magistrado mantiene el desacato a la Argentina hasta que no vuelva a aceptar al Bank of New York Mellon (BONY) como fiduciario, y el mediador Daniel Pollack continúa sin especificar el día de la reunión que se dará en esta semana para conciliar las posiciones de las partes.

Desde el Ministerio de Economía aseguraron que »todavía no se nos informó cuándo es el encuentro, pero seguramente van a asistir los abogados en Nueva York», a diferencia de los anteriores encuentros, en los cuales una comitiva de funcionarios solía acudir a los mismos. La posibilidad de un acuerdo está totalmente supeditada, hasta principios de 2015, a la existencia de la cláusula RUFO, que extendería un acuerdo con los demandantes en el tribunal de Griesa a la totalidad de los acreedores.

Mientras los buitres intentan cobrar el 100% del valor de sus bonos, en los últimos meses once holdouts presentaron sus »me too», escritos en los que piden que se los incluya en una sentencia en las mismas condiciones que el buitre Elliott Management, del magnate Paul Singer. El último de estos escritos fue de Procella Holdings el 3 de este mes. Otros litigantes son Adami (y otros bonistas italianos), MCHA Holdings, Capital Ventures International, Los Angeles Capital, Wilton Capital, Montreaux Partners, Cordoba Capital, Beloqui, Attestor Master Value Fund y Yellow Crane Holdings. Todos estos holdouts presentaron sus escritos a partir de agosto.

LEÉR MÁS  Se extiende la suspensión de embargos a las pymes

Sin embargo, el juez Thomas Griesa siempre ha mantenido su palabra de lidiar primero con el caso principal y una vez que la Argentina haya pagado al dueño de Elliott, el magnate Paul Singer, analizará las otras demandas. El propio Singer tiene más títulos en default de la Argentina, esperando a que el caso se resuelva. Se calcula que todos los títulos de la Argentina en manos de su fondo rondan los U$S 6000 millones, entre los U$S 832 millones que reclama ante la Corte y los que se encuentran a la espera de la resolución del conflicto.

En total, estos nuevos holdouts litigantes suman U$S 300 millones de deuda en valor nominal.

LEÉR MÁS  Estimaciones de inflación de institutos y centros de estudios

Según expresó a Tiempo Argentino Marcelo Etchebarne, abogado del estudio Cabanellas, Etchebarne y Kelly, »algunos holdouts tienen bonos con tasas de interés flotantes, que acumularon once veces el valor original». Teniendo en cuenta esta cifra, el potencial que Griesa podría otorgar a estos litigantes podría ser de U$S 3300 millones, pero dicha sentencia no es automática. Dependerá de Griesa otorgar las mismas ventajas que le asignó a Elliott Management o una suma menor. El propio Singer obtendría ganancias por 1608% en caso de que la Argentina acate la sentencia del juez.

Sin embargo, el conflicto se mantiene en vilo. Griesa autorizó el mes pasado el pago de títulos bajo Ley Argentina al Citibank y al JP Morgan, y luego declaró el desacato debido a la promulgación de la Ley de Pago Soberano, que destituye al BONY como fiduciario y permite pagar a los bonistas a través de Nación Fideicomisos, para garantizar a los acreedores el cobro, que de otra manera habría sido bloqueado por el magistrado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here