Las mejores inversiones financieras según un gurú económico

Cuando lo entrevistamos hace dos años en su casa de Punta del Este, sus recomendaciones bursátiles rindieron a lo largo de 2012, entre 40 y 70%

A principio del año pasado, desde su oficina en el MALBA, Eduardo Costantini compartió con FORBES sus sugerencias para 2013. Veamos cuáles fueron y sus rendimientos promedio a lo largo del año, en pesos en el Merval:

l Banco Galicia (GFG): 98%
l Edenor: 231%
l Banco Francés: 71%
l Banco Macro: 62%
l Telecom: 89%

Por eso nos parece apropiado repetir el apodo de “Gurú” que utilizamos para el título de aquella portada.

Por tercera vez desde que lanzamos Forbes Argentina, entrevistamos a Costantini para conocer sus consejos de inversión. Antes de responder, aclara que sus impresiones siempre son “a mediano o largo plazo” y es que no es habitual que haya “alzas tan importantes”.

Mantengamos el suspenso sobre sus recomendaciones puntuales para este año. Ante todo, ¿cómo ve este 2014?

El gobierno empezó a tomar medidas en la dirección correcta. Y el mercado y la gente están entendiendo esas medidas. Hay más calma.

Cuando le preguntamos en 2012 y 2013 qué haría si fuera ministro, nos dijo: regularizar el Indec, contener la inflación y cerrar con el Club de París. ¿Ahora?

Intentaron contener la inflación y que el valor del dólar sea competitivo. Habría que incitar más la política fiscal y monetaria. Pero el ajuste era necesario para poner la economía en orden, aunque haya un costo.

¿Cuál será ese costo?

Habrá un costo político y lamentablemente también social. Pero es un esfuerzo que había que hacer para obtener los frutos del cambio de expectativa. El dólar está calmo. Está subiendo el valor de las acciones. Los extranjeros ven nuevamente a la Argentina como una oportunidad de inversión. Hay indicadores que lo demuestran.

¿Cuáles, específicamente?

Los bonos tienen menor rendimiento porque disminuye el riesgo país. Esto hay que consolidarlo para que ingresen capitales y el costo de poner las cosas en caja sea menor: que el nivel de actividad no se recienta tanto.

¿Esperaba que Axel Kicillof llevara adelante estas medidas?

La verdad es que sí, fue una sorpresa. Pero es una vuelta a la realidad. Hay leyes económicas que, no importa la ideología que tengas, se deben cumplir. Si sos progresista, lo que querés es redistribuir, pero antes las cuentas te tienen que cerrar.

Si tuviera el mismo capital que logró reunir por primera vez en su vida para invertir, unos US$ 200.000. ¿Qué haría en este 2014?

Veo un poco lo mismo, con la salvedad que ya tuvimos una suba. No siempre hay subas de noventa por ciento por año. Los títulos públicos de deuda Argentina están exageradamente baratos.

¿Cómo se explica eso?

El precio del bono es bajo y el rendimiento a finish es elevado comparado con otros países de la región. El bono Par es interesante: tiene un rendimiento del 10% compuesto por 17 años de promedio. Uno paga 40 sobre valor 100, tiene un descuento de 60% y para el individuo que desgrava impuestos es sorprendente poder invertir en títulos públicos que no pagan rédito ni bienes personales, beneficios inusitados en otros países.

LEÉR MÁS  El dólar Blue cae y la brecha con el oficial se achica al 2,3%

En 2013, cuando le preguntamos si invertir en cupón PBI o no, su respuesta fue: “Si les gusta ponerse el casco, adelante. Son como deportes extremos”. ¿Qué les sugiere hoy a los tenedores de esos cupones?

Sufrieron una baja significativa, y es probable que por dos o tres años no den pagos. El que no necesita ninguna renta en ese lapso y piensa en el largo plazo podría retenerlos porque en el largo plazo siguen siendo un muy buen negocio: valen 6 ó 7 dólares y restan pagar 30, que es varias veces el valor del cupón.

¿Y qué títulos resultan atractivos en la Bolsa?

Los bancos siguen siendo muy baratos. Un banco grande argentino vale entre US$ 1.500 y 2.000 millones, y uno chileno vale US$ 10.000 millones. Ellos tienen un porcentaje de mercado mayor y una economía más monetizada, y los bancos ganan más. El banco más grande de Brasil gana US$ 70.000 millones. Hay mucha desproporción.

¿Los bancos Francés, Galicia, Macro, siguen siendo entonces recomendaciones vigentes?

Sí, son muy buenas inversiones en el mediano plazo, más allá de lo que suceda este año. Si la economía continúa normalizándose habrá más dinero, más plazos fijos y el tamaño del mercado de capitales debería multiplicarse y beneficiar a las entidades bancarias.

Pero ya no puede suceder lo mismo que en los ‘80, cuando un día hizo cuentas y advirtió que su departamento valía US$ 1 millón y todo el Banco Francés, US$ 10 millones. 

Y compró una parte…

No, ya no. En 1985 compré un 4% cuando todo el Banco valía US$ 10 millones. Después se fue a US$ 40 millones, y vendí. Luego hubo otra crisis y cayó a US$ 10 millones. Volví a comprar. Y más tarde subió a US$ 150 millones. En 1991 pasó a valer US$ 1.500 millones, lo mismo que vale hoy, a pesar de la inflación en dólares que hubo en casi 25 años.

¿Cuánto debería valer hoy el Francés?

Más de US$ 2.000 ó 2.500 millones. Pero si la economía creciera acorde al tamaño real de la economía, y si realmente se monetizara, se podría multiplicar y podría valer a mediano plazo mucho más.

¿Se reactivará la inversión inmobiliaria?

Si bien sufrió el año pasado, en 2014 habrá una mejora relativa en dólares. Habrá una recuperación, aunque no de una manera eufórica. Pero hay un hecho claro: el valor de los inmuebles en Buenos Aires comparado con el de cualquier capital de América Latina sigue ofreciendo una muy buena oportunidad. Y lo vemos mucho en Puertos del Lago. 

El “nuevo” Nordelta: ¿cuántos de sus compradores lo eligen como inversión?

Al ofrecer la posibilidad de pagar en pesos y en cuotas, se convirtió en una alcancía, como una caja de ahorro de muchos clientes. Ya lanzamos seis barrios, y la mitad de los clientes lo hacen como una inversión. Tomamos como referencia la cotización del Banco Nación y el índice de la Cámara de la Construcción.

¿Cuál es el retorno? ¿Cuánto valía el terreno en Nordelta cuando empezó y cuánto vale hoy?

Puertos del Lago vale entre un 50 y 60% del valor de la tierra de Nordelta, que le lleva 10 años de desarrollo. Nordelta cuando empezó valía US$ 60 el m2 y hoy vale entre US$ 150 y 300, según el barrio, pero un barrio nuevo de Nordelta hoy vale US$ 220 y Puertos del Lago sale US$ 130 el m2. Hay lotes desde US$ 70.000 en adelante.

LEÉR MÁS  TGN pide reducir inversiones

El año pasado nos contó que la historia de su empresa podía cambiar para siempre por las inversiones que estaban haciendo en Key Biscayne y Bal Harbour. ¿Cuál es el balance?

Muy positivo. Son proyectos grandes, entre los dos de más de 100.000 metros cuadrados, con un cliente muy especial, que son los ciudadanos del mundo: personas privilegiadas que tienen propiedades en distintas ciudades.

¿Hay argentinos entre esos clientes?

En estos proyectos puntuales, con precios que arrancan en US$ 17.000 el metro cuadrado, muy pocos. Hay muchos brasileños.

Pero, quizás en otros emprendimientos más pequeños, ¿Miami sigue siendo una plaza interesante de inversión?

Entre las ciudades de Occidente, Londres hoy es la número uno, Nueva York la segunda, Ginebra la tercera y Miami la cuarta. Para 2023, Nueva York será la primera y Miami la tercera. Hoy, en Londres el metro cuadrado vale US$ 100.000 y en Miami, US$ 20.000.

¿Aprovechó la lista de millonarios de FORBES para conseguir más donantes para el MALBA?

El Malba tiene el estigma del fundador, porque algunos piensan: “Si lo tiene Costantini, para qué voy a aportar”. Yo soy el fundador, pero la idea siempre fue que el MALBA se independice como una institución valiosa para la Ciudad.

¿O sea que es difícil conseguir aportes?

No es fácil. Pero recién recibimos una donación de Ricardo Garabito, un gran artista argentino que donó 31 obras. Y en el programa de adquisiciones tenemos a 40 familias que donan dinero para ampliar la colección permanente. El programa viene creciendo y dará sus frutos.

Por último, mientas la economía local intenta encarrilarse, ¿cuál es su consejo principal para los emprendedores que inician sus proyectos?

En la Argentina yo trato de no tomar deuda, porque las tasas siempre son altas. En el exterior es otra cosa. Hay que tratar de tener una situación patrimonial holgada para poder sobrepasar los imprevistos. Las crisis siempre ocurren en tiempos impensados. Como empresario, hay que contemplarlo.

¿Un valor clave sería la solvencia patrimonial?

Sí. No mezclar el patrimonio de terceros con el propio, tener claro el nivel de riesgo, cuáles son los activos líquidos disponibles para responder a esos compromisos. La contabilidad y las finanzas son los instrumentos necesarios para actuar profesionalmente, después viene la intuición, una serie de cosas. Y hay algo más.

¿Qué?

Es muy importante no dejarse llevar por la ambición en exceso. Cuando era joven tuve muchos amigos que eran excesivamente ambiciosos y eso los llevo a la quiebra.

¿Cómo aprendió a medir el riesgo?

En la facultad. Y además, soy virginiano, tengo los pies en la tierra.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here