La producción de autos se desplomó 84,1 por ciento en mayo

La producción nacional de vehículos fue de 4802 unidades en mayo. Se trata de una baja de 84,1 por ciento respecto del mismo mes del año pasado. El sector exportó 3227 vehículos, es decir, un 35,2 por ciento más en su comparación con el mes anterior, y un 85,2 por ciento menos que lo que se registró en mayo de 2019. Los datos fueron publicados este miércoles por Adefa, la entidad que agrupa a los fabricantes de automotores.

En ventas mayoristas, el sector automotor en su conjunto comercializó a la red de concesionarios 20.033 unidades, un volumen que fue 28,3 por ciento más bajo respecto del mismo mes del año anterior. El sector arrastra fuertes dificultades últimos años y la crisis sanitaria generó la necesidad de frenar las plantas y la comercialización para evitar contagios.

LEÉR MÁS  La brecha de precios entre productores y consumidores fue de 4,59 veces en junio

“Tras 60 días de inactividad en cumplimiento de las normas de Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio (ASPO), el sector automotor en su conjunto fue habilitado a reanudar sus operaciones y con el inicio paulatino, en 7 días hábiles de producción, las terminales automotrices produjeron 4.802 unidades en mayo”, detalló Adefa. Agregó que “durante abril, las plantas automotrices permanecieron cerradas con cero unidades producidas”.

En el acumulado del primer cuatrimestre, el sector alcanzó las 70.782 unidades producidas (autos y utilitarios), lo que marcó una contracción de 48,4 por ciento en comparación con las 137.266 unidades que se produjeron en el mismo período de 2019.

“Para retornar a la actividad industrial y comercial, el sector en su conjunto estableció estrictos protocolos en materia de seguridad y sanidad. El proceso demorará algún tiempo hasta alcanzar la cadencia normal dada la complejidad de la cadena de valor industrial para reiniciar operaciones y la evolución de la demanda tanto interna como externa”, planteó Adefa. La reacción de la oferta no implica que haya demanda. Las decisiones de consumo e inversión en bienes durables se frenan por la incertidumbre provocada por la pandemia.

LEÉR MÁS  Vicentin y la Soberanía alimentaria - para consolidar un debate por Diego Montón

 


Fuente: Página/12

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here