La inflación no desacelera en Mendoza y en enero fue del 2,7%

La mayor parte de la suba fue impulsada por el rubro de alimentos y bebidas. En doce meses los precios aumentaron 52,2%.

El Índice de Precios al Consumidor (IPC) de Mendoza aumentó 2,7% en enero, impulsado principalmente por los incrementos registrados en alimentos y bebidas. En el acumulado de los últimos doce meses, la inflación de la provincia fue del 52,2% y no se ven indicios claros de desaceleración.

Según el informe de la Dirección de Estadísticas e Investigaciones Económicas de Mendoza (DEIE), el rubro que más se encareció en enero fue el de “esparcimiento”, que tuvo un aumento promedio del 7,6% respecto a diciembre. Sin embargo, el que mayor incidencia tuvo sobre el 2,7% del IPC general, fue “alimentos y bebidas”. Las mediciones del organismo indica que casi la mitad de la inflación de enero se explica por las subas en el rubro alimenticio.

También tuvieron alta incidencia en la inflación general de enero, los rubros de “transporte y comunicaciones” y “atención médica y gastos para la salud”. Como se puede observar, los tres ítems tienen fuerte incidencia en los gastos del hogar.

No desacelera
La relativa estabilidad del dólar no fue suficiente para “calmar” las subas de precios. Es que el IPC de enero fue exactamente igual al de diciembre (2,7%) y apenas menor al de noviembre (2,8%). Si bien es cierto que la inflación quedó muy lejos de los valores de septiembre (7,6%) y octubre (6%), se siguen registrando incrementos más marcados que los que se midieron en 2017 y parte del 2018.

LEÉR MÁS  Buena presencia, teatro, arte, drama y humor

De hecho, la inflación acumulada de Mendoza en los últimos doce meses sigue estando por encima del 50% (fue del 52,2% entre enero de 2018 e igual mes de 2019) y si se analizan las subas interanuales por rubro, se encuentran variaciones que en muchos casos superan el promedio. “Alimentos y bebidas”, por ejemplo, tuvo un incremento interanual del 56,5% en enero.

Fue similar la suba de precios de “vivienda y servicios básicos” (58,9%), donde están comprendidas por ejemplo las tarifas de luz, agua y gas. Los que más subieron en el último año fueron los ítems de “transporte y comunicaciones” y “equipamiento para el hogar” (los dos aumentaron 70,4%).

Los rubros que bajaron el promedio del IPC general fueron “educación” (22,5%) e “indumentaria” (34%). El primero seguramente tendrá un incremento significativo en la época de inicio de clases y el segundo, según los economistas, no subió más por las bajas ventas registradas durante la temporada.

Subas por inercia
El economista Pablo Salvador analizó los resultados del IPC presentados por la DEIE y explicó que la inflación no desacelera por el rezago de precios de los últimos meses. “El Banco Central controló la emisión monetaria, estabilizó el mercado de cambios y empezó a bajar las tasas, pero pasará un tiempo hasta que esa estabilidad se traduzca en menor inflación. Hoy estamos visibilizando aumentos que vienen atrasados”, comentó.

LEÉR MÁS  Una persona murió y el Zonda dejó muchos daños

A modo de ejemplo, Salvador mencionó las subas anunciadas por las empresas de telefonía y las prepagas, que ajustan sus valores acorde a los incrementos que tuvieron en el último año.

Se mostró de acuerdo el economista Sebastián Laza, asesor del Ministerio de Economía de Mendoza. “La inflación trae una inercia que es difícil de detener”. Desde su punto de vista, tienen mucho que ver los ajustes salariales, las subas de tarifas y de combustibles.

“Son aumentos que vienen atrasados y en ocasiones responden a factores externos. Eso contrarresta la estabilidad del dólar y no permite que la inflación desacelere. Por otro lado, juegan un papel importante los formadores de precios, que intervienen en el mercado de acuerdo con sus expectativas económicas”, concluyó Laza.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here