Empresas pequeñas y medianas no quieren acuerdo comercial con Europa

El acuerdo comercial entre el Mercosur y la Unión Europea firmado a fines de junio trajo aparejado mensajes de algarabía y felicidad pero también un fuerte cuestionamiento de distintos sectores, principalmente industriales. Las negociaciones llegaron a su fin luego de más de 20 años de diálogos de distinto tenor entre ambos bloques, pero que en el último tiempo dejó de lado a representantes de los sectores más interesados.

Quienes lanzaron su crítica más enfática fueron los empresarios pymes nucleados en la Red Inclusiva para la Expansión Laboral (RIEL). El grupo consideró que el acuerdo firmado se trata más bien de un “apresuramiento propio de tiempos de campaña electoral” que a “una estrategia económica concreta” y expresaron su enérgico rechazo “por su potencial impacto devastador” en las pequeñas y medianas empresas argentinas y de los países que integran el bloque.

Durante los últimos años, las pymes vieron reducir su volumen de negocio producto de la fuerte destrucción del mercado interno al caer el poder de compra de los consumidores y subir al mismo tiempo las tarifas de los servicios públicos. Sumado a eso, el crecimiento exponencial de las tasas de interés para hacerse de un crédito y la apertura indiscriminada de las importaciones condujeron a un panorama desolador para el sector.

LEÉR MÁS  Taller de lectura sobre las mujeres en la literatura

Según datos de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) se destruyeron 43 pymes por día entre enero y abril de 2019. Se trata de un contexto completamente distinto al que atraviesa el mismo sector pero en el marco de la Unión Europea donde experimentan décadas de consolidación a raíz de un fuerte proteccionismo.

Desde RIEL hicieron hincapié en que los propios defensores del acuerdo admiten que tendrá una consecuencia invevitable en a partir del cual algunos sectores de la economía desaparecerán. En ese sentido señalaron que el acuerdo “favorecerá a los sectores agropecuarios más concentrados – ni siquiera a los pequeños productores- y perjudicará a las pequeñas pymes manufactureras”, señalaron.

Asimismo remarcaron como poco alentador “poner las esperanzas en legislaciones” como la “Ley Pyme” que luego de tres años de vigencia “no logró detener la sangría de empresas y puestos de trabajo que caen por la actual crisis”.

LEÉR MÁS  El Gobierno emite las Letes para financiar Portezuelo del Viento

“Si bien nuestra postura es la defensa sectorial pyme, entendemos también que este acuerdo no aportará beneficios siquiera en términos macroeconómicos. Es más: será directamente perjudicial”, enfatizaron desde RIEL.

En los últimos años, la deuda externa argentina creció de manera exponencial producto de la toma de créditos con privados pero también con organismos internacionales como el Fondo Monetario Internacional. Para hacer frente a dicho pago, el ingreso de divisas será clave pero los empresarios pyme señalaron que el acuerdo reciente buscará “perpetuar la primarización de la economía argentina y favorecer la colocación de las manufacturas industriales en nuestros países”.

“Nos plantean la falsa dicotomía de apertura o cierre de la economía. Nosotros queremos una integración inteligente al mundo, pensada desde la soberanía en vez de desde la entrega. La ecuación no cierra. Al menos para todos”, concluyeron.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here