El Ingreso Familiar de Emergencia suma casi 80 mil millones de pesos

Cerca de 8 millones de beneficiarios quedaron inscriptos en el IFE. Los titulares de AUH y Asignación por Embarazo ya cobraron los 10 mil pesos. El resto comenzará a recibir el dinero a partir del 21 de abril. Al día siguiente se reabre la inscripción con los mismos requisitos.

La cantidad de beneficiarios del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) asciende a 7.854.316 personas, informó la Anses. De ese total, casi 2,4 millones de personas recibieron de manera automática en sus cuentas los diez mil pesos del IFE por ser titulares de la Asignación Universal por Hijo o la Asignación por Embarazo. A partir del 21 de abril, el resto (5,4 millones de personas) comenzará a cobrar. Hay 4,2 millones de personas que intentaron inscribirse pero que no pudieron hacerlo por no cumplir con los requisitos. La inscripción para el IFE reabre el 22 de abril con los mismos requisitos.

“El IFE es un ingreso de emergencia que por su cobertura geográfica y amplitud y por el esfuerzo fiscal para el estado nacional, se trata de una política sin precedentes, tanto en la Argentina como en América latina”, indicó el titular de la Anses, Alejandro Vanoli, al presentar los primeros datos. Implica la erogación de casi 80 mil millones de pesos.

El IFE fue cobrado de manera automática por 2.389.764 personas titulares de la AUH y la AUE. Por fuera de ese universo, se inscribieron 9.672.443 personas, de las cuales 5.464.552 accedieron al beneficio, mientras que 4.207.891 no lo hicieron porque no cumplieron con los requisitos. Los datos no incluyen a las personas que se inscribieron durante la prórroga, que fue del 1 al 3 de abril.

Entre las 5.464.552 personas que sí accedieron al beneficio, el 63 por ciento, es decir, 3.443.408 personas, son grupo familiar unipersonal, mientras que el 37 por ciento (2.021.144 personas) forman parte de grupos familiares de dos o más personas. Entre los grupos familiares unipersonales, el 39 por ciento, un total de 1.356.306 personas, son menores de 25 años, mientras que el 61 por ciento (2.087.102) son mayores de 25 años.

De las 7.854.316 personas que accedieron al IFE, tanto los titulares de la AUH y AUE como los que se inscribieron, más de 2,8 millones (35 por ciento) viven en la provincia de Buenos Aires. El segundo distrito con mayor cantidad de beneficiarios es Córdoba (651 mil), seguido de Santa Fe (608 mil). En un tercer escalón están Tucumán (359 mil), Salta (322 mil), Chaco (319 mil), Mendoza (311 mil) y la Ciudad de Buenos Aires, con 290 mil beneficiarios. En todas las provincias se percibe el estipendio.

Entre los 5,4 millones de personas que se inscribieron el IFE y fueron aprobadas, la gran mayoría, 4.863.994 personas, son trabajadores informales. Hay también 469 mil monotributistas de las categorías más bajas y 133 mil trabajadores de casas particulares. En la provincia de Buenos Aires, accedieron 1.681.096 trabajadores informales, 177.798 monotributistas y 58.491 trabajadores de casas particulares.

El IFE está apuntado a trabajadores informales (es decir, que no cuentan con ningún empleo registrado), personal empleado en casas particulares, monotributistas de las categorías A y B (que no tienen un empleo en relación de dependencia) y monotributistas sociales. Para acceder al IFE, la persona debe tener entre 18 y 65 años y ser argentino, naturalizado o con residencia mayor a dos años. También alcanza a titulares de Asignación Universal por Hijo (AUH) y Asignación Universal por Embarazo (AUE).

El gobierno considera al IFE como un ingreso de emergencia sobre la franja de personas que se encuentran en una situación de pérdida total de ingresos. Es un número grande de personas, atento al alto grado de precariedad laboral del mercado de trabajo nacional. Sin embargo, no deja de ser una ayuda relativamente focalizada en los grupos más vulnerables. Por ejemplo, entre los filtros impuestos por la Anses figura que “el grupo familiar de la persona que presenta la solicitud no debe contar con ingresos provenientes del trabajo en relación de dependencia, monotributista categoría C o superior, prestación por desempleo y prestación previsional”. De ahí que haya habido 4,2 millones de personas que presentaron su solicitud pero no fueron aprobadas. “El principal motivo de rechazo es que otro miembro del grupo familiar cuenta con ingresos por empleo en relación de dependencia, es monotributista C o autónomo”, informó Anses. Ese motivo fue el rechazo recibido por más de 2 millones de personas.

El segundo motivo de rechazo fue tener ingresos previsionales (715 mil personas), seguido de que el beneficio ya había sido otorgado a otro miembro del grupo familiar (647 mil). La falta de actualización de datos personales fue motivo de rechazo para 595 mil personas. Para las personas que no tenían correctamente ingresados sus datos o tenían datos faltantes pero también para aquellas personas cuya situación laboral desmejoró, como por ejemplo por un despido, la Anses comunicó la apertura de “una nueva instancia de inscripción” a partir del 22 de abril.

En relación al cobro del beneficio, la Anses recordó que los titulares de AUH y AUE ya tienen depositado el dinero en sus cuentas. Para los que introdujeron un CBU de cobro, el IFE se pagará los días hábiles entre el 21 de abril y el 5 de mayo. Las acreditaciones se realizarán por número de terminación del DNI, uno por día. Para quienes no hayan cargado el CBU, a partir del jueves 16 de abril se podrá cargar el medio de pago alternativo para cobrar el IFE en la página web de ANSES. El resto de los beneficiarios que opten por otro medio de pago cobrarán entre el 6 y el 19 mayo, los días hábiles, por terminación de DNI.

 


Fuente: Página/12

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here