El Indec detalló el impacto que está provocando la pandemia

La industria manufacturera atraviesa una profunda crisis de la cual el aislamiento obligatorio en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) y en otros lugares que son focos de contagio ya es solo uno de sus componentes. Un informe del Indec muestra que adicionalmente a la cuarentena la industria manufacturera enfrenta caída de la demanda interna por la crisis de consumo, disminución de la demanda externa, problemas en la cadena de distribución, dificultades en el acceso al crédito, extensión en el plazo de pago de los clientes, cheques rechazados y escasez de insumos importados.

Este diagnóstico es relevante porque deja entrever que el paulatino levantamiento de las medidas de aislamiento social no va a aliviar la crisis. La salida va a requerir que el Estado no achique sino que amplíe las medidas de apoyo con nuevos instrumentos.

El Indec publicó este miércoles un estudio sobre la situación del sector manufacturero en mayo, que muestra que entre las 1700 fábricas relevadas en todo el país, el 40 por ciento operó con normalidad y el 60 lo hizo parcialmente o directamente estuvo cerrada. La falta de operación no necesariamente estuvo vinculada a la imposibilidad de abrir, de hecho, la mitad de los empresarios que no tuvieron actividad o que solo la tuvieron en una medida muy baja atribuyeron esa situación a la falta de personal para la operación o a que no tuvo pedidos. Aproximadamente, la otra mitad estuvo cerrado a causa de las medidas oficiales.

LEÉR MÁS  Presentaron el nuevo plan gas

Según los datos de la UIA, en mayo, el 41 por ciento de las empresas no pudieron pagar completamente sus impuestos, el 29 por ciento no llegó a cubrir compromisos financieros, el 27 por ciento tuvo retraso con proveedores y el 18 por ciento no abonó los servicios públicos. En el último año, disminuyó en casi 39 mil puestos la plantilla industrial, y desde 2015 la reducción llega a casi 165 mil puestos. Desde mediados del año pasado, 3063 empresas netas dejaron de hacer aportes al sistema previsional, lo cual es un indicador de cese de actividades, y desde 2015 la baja neta de empresas es de 6475 (el 11,6 por ciento del total).

Por lejos, el sector con más actividad en mayo fue alimentos, bebidas y tabaco, con el 78 por ciento de los establecimientos abiertos y con operación normal, según el Indec. Ese porcentaje cae al 45 por ciento en el sector de refinación de petróleo y producción de plásticos y al 40 por ciento en madera, papel, edición e impresión. Más afectadas por la cuarentena quedaron insumos de la construcción y siderurgia, muebles, equipos y aparatos, textil y ropa y autos.

La foto de la cuarentena de mayo se relajó en junio y volvió a ser más estricta en julio en el AMBA y otros focos de contagio. Pero se espera que para finales de julio la situación en el AMBA pueda volver a la fase previa y que más temprano que tarde el sector industrial prácticamente en su totalidad tenga la posibilidad de operar.

LEÉR MÁS  Presentaron el nuevo plan gas

Es de interés también evaluar qué pasó con las fábricas que sí abrieron o intentaron hacerlo. Dentro de las empresas que operaron en mayo, el 70 por ciento manifestó que los problemas financieros tienen incidencia media o alta en su negocio y el 50 por ciento colocó en ese rango a los problemas en la cadena de distribución. El 35 por ciento indicó tener problemas medios o altos por la caída de la demanda externa y la mayoría advirtió sobre la caída de la demanda interna.

Entre los que tuvieron problemas financieros, un tercio de las empresas tuvo muchos problemas con cheques rechazados, un 40 por ciento experimentó fuertes complicaciones con la extensión de los plazos de pago de los clientes y también destacaron la falta de acceso al crédito. De todos los consultados, casi el 60 por ciento dijo que está financiando la crisis con recursos propios y casi el 20 por ciento, con recursos bancarios.

Una vez que pase la actual fase de la cuarentena en el AMBA, a las empresas sí operaron aunque con problemas se les van a sumar aquellas que no pudieron operar, que van a estar en una situación financiera todavía más frágil.

 


Fuente: Página/12

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here