Cuáles son los posibles finales del conflicto buitre

Los fondos buitres son grupo de bonistas que entre 2001, 2002 y 2003 compró bonos a una Argentina hecha pedazos. En 2005, cuando el país logró cierta estabilidad, el Estado les ofreció canjear esos bonos y así reducir su deuda. El 93% de los bonistas aceptaron.

El Gobierno reabrió el canje en 2009 y se llegó a un 92% de aceptación. El pago acordado fue por un 70% menos de lo que debían ganar. De todos modos el canje fue rentable: la mayoría lo tomó. Pero un grupo reducido de esos fondos de inversión rechazó la oferta. Desde entonces exigen que Argentina les pague el 100% de lo que compraron. Para lograrlo, judicializaron el conflicto. Y tuvieron a su favor a la justicia de EE.UU. que con el juez Thomas Griesa a la cabeza, falló por el pago del 100%. Argentina se ve obligada a pagar. Pero no está dicha la última palabra. Qué puede pasar entre hoy y mañana.

-Acatar el fallo de Griesa y pagar a los holdouts. Esa podría ser una solución al conflicto. El país debería pagar alrededor 1.330 millones de dólares. “No es un gran número en términos económicos” aseguró el economista Emiliano López a INFOnews. El problema vendría después. El 93% de los bonistas que en 2005 accedieron al canje –con la quita de ese 70% acordada entre las partes- podrá, en caso de que pague, reclamarle al estado nacional que les abone el 100% de sus bonos. Una suma que ronda los 15 mil millones. Un duro golpe para las arcas públicas.
“El análisis que se hace del default es una interpretación muy lineal»

-No pagar a los fondos buitres. Mucho se ha hablado sobre qué podría pasar si el país no cumple el fallo de Thomas Griesa. El fantasma del default asusta a muchos. Sobre todo a los analistas más liberales. “El análisis que se hace del default es una interpretación muy lineal. Se supone que sino pagás hay pérdida de confianza y eso lleva a falta de inversiones y a la caída del desempleo. Pero la lógica de que se necesita confianza es muy extorsiva. Con esa excusa se pide también que bajen los impuestos” a las empresas extranjeras, aseguró el economista López.

Muchos intentan asociar este default con el 2001. Pero hay una gran diferencia: hace 13 años el Estado se declaró en default porque no tenía fondos para pagar la deuda. Hoy, los especialistas indican que se trataría de un default selectivo. Es decir que el país sólo deja de pagar los bonos con sede en Nueva York. El resto de su deuda la seguirá pagando.

-Convocar a una auditoria de la deuda y dejar en suspenso el pago. Si bien esta tercera opción no es una posibilidad que se esté barajando hoy, todo puede suceder en estas últimas horas. Una auditoría implicaría que el Estado argentino se tome un tiempo para revisar la deuda, discutir las lógicas de endeudamiento y cuestionar las partes tomadas por privados. “Esto implica radicalizar la visión antiimperialista” aseguró el economista consultado por INFOnews. Por ahora, las tres opciones son posibilidades. Lo cierto es que para mañana la Argentina ya habrá elegido por uno de estos tres caminos.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here