¡Carísimo! El kilo de cebolla, hasta 30 pesos

El precio del kilo de cebolla se incrementó en las últimas semanas en las verdulerías del país y los productores argumentan que las subas se deben a dos variables: la estacional y las lluvias que azotaron la cosecha.

En las verdulerías porteñas el kilo de cebolla, uno de los productos más utilizados en las cocinas argentinas, oscila entre los 20 y 30 pesos según el tamaño, tipo y calidad.

»Hasta hace 15 días la cebolla valía 15 pesos, ahora la tenemos que vender al doble del precio. La calidad es mal y tenemos que tirar entre 5 y 6 kilos por bolsa que compramos», señalaron desde una verdulería.

Según los verduleros, hay poco stock y la calidad de la cebolla que se compra es »mala». »La cebolla viene brotada y los clientes se quejan», explicó la empleada y agregó: »Es un producto irremplazable para cualquier comida, por lo que la gente termina pagando igual el valor aunque sea caro».

LEÉR MÁS  La producción industrial se contrajo 25,6 por ciento en abril

Hace dos semanas, el kilo se vendía a $15

A pocas cuadras, otra verdulería reflejaba la misma situación: el precio de la cebolla, más caro que las frutas. Es que allí el kilo de cebolla se paga 30 pesos, mientras que la manzana sale 20 pesos.

Utilizada para hacer salsas, para condimentar carnes o para preparar una ensalada, la cebolla (sea blanca o morada) parece ser un producto irremplazable al momento de cocinar.

»Hace dos semanas teníamos la promoción de dos kilos de cebolla blanca por 10 pesos y ahora el kilo está 20 pesos, 4 pesos menos que la cebolla morada», recordó Sebastián, quien atiende la verdulería.

LEÉR MÁS  Figuras de la economía mundial alientan la negociación que lidera el ministro Martín Guzmán

Además, no descartó que el valor se incremente en las próximas semanas. »Nunca sabemos cuánto costará la próxima bolsa, pero dudo que baje el precio».

»La última bolsa que compramos, que es de selección, la pagamos 300 pesos», añadió.

Desde el sector explicaron que el aumento se debe fundamentalmente a dos variables: la estacional y las inundaciones que azotaron la cosecha. Además, explicaron que las cebollas se empacan en el campo y es ahí cuando se pudo haber perjudicado el producto final.

Lo cierto es que si las cebollas se dejan mucho tiempo en el campo sin cosechar pueden ser dañadas por insolación y lluvias, provocando la podredumbre.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here