Caída en la industria y freno a la construcción

La pandemia impactó fuertemente en la industria y la construcción. El Indec informó que la producción manufacturera cayó 33,5 por ciento y la construcción 75,6 por ciento en abril del 2020 con respecto al mismo mes del año anterior. La industria registra así una caída de 13,5 por ciento en este primer cuatrimestre respecto del año anterior, mientras que la construcción acumula una baja de 40,2 por ciento en relación al mismo periodo de 2019.

Los resultados que se van conociendo acerca del desarrollo de la economía argentina van en línea con el oscuro panorama de la economía mundial desatado por la pandemia, independientemente de la política de aislamiento adoptada por cada país. Muestra de ello son los indicadores de Brasil, que registró una caída record de 27,2 por ciento interanual de su producción industrial y una tasa de desempleo de 12,6 por ciento. Estados Unidos exhibió una baja del 16,4 por ciento en sus ventas minoristas de abril y la tasa de desempleo escaló al 14,7 por ciento.

Industria

El derrumbe de la actividad es el mayor desde que comenzó a medirse el nuevo índice, en 2016. Todos los rubros presentaron disminuciones interanuales. Los más afectados fueron la producción de automotores y otros equipos de transporte (-87,9 por ciento), otros equipos, aparatos e instrumentos (-75,1 por ciento) y la producción textil y de prendas de vestir, cuero y calzado (-72,2 por ciento). Los rubros menos afectados fueron el de alimentos y bebidas, que cayó 1 por ciento y madera, papel y su cadena de valor cuya merma fue de 8,7 por ciento.

LEÉR MÁS  La industria siente el impacto en la región

Este resultado se vio fuertemente afectado por las limitaciones operativas que tuvieron los distintos sectores. Si bien un conjunto de plantas industriales vinculadas con actividades esenciales operó normalmente en abril, como ciertos productores de alimentos y de productos químicos, la mayoría de los establecimientos de la industria manufacturera operó parcialmente o estuvo sin actividad productiva. Es el caso de la producción de cigarrillos, autos, motos, neumáticos y equipos electrónicos, cuyas plantas estuvieron cerradas y en muchos casos operaron vendiendo sus stocks. Incluso aquellos establecimientos que operaron durante abril, no produjeron al cien por ciento de su capacidad productiva debido a una reducción de la demanda tanto interna como externa por la situación extraordinaria vinculada con la emergencia sanitaria en distintos países.

Construcción

La construcción es un sector productivo muy potente para el desarrollo económico del país. Su dinámica tracciona el crecimiento del PBI, porque dinamiza a una multiplicidad de industrias conexas que forman parte de su cadena productiva. Además, al requerir un gran porcentaje de mano de obra para desarrollarse, su impacto tiene un efecto multiplicador en el nivel de empleo. Producto del desplome de la actividad, en marzo de 2020 los puestos de trabajo registrados en el sector privado cayeron 23,4 por ciento interanual. Entre enero y marzo del 2020, el sector demandó 23.839 empleados menos.

LEÉR MÁS  Vicentin y la Soberanía alimentaria - para consolidar un debate por Diego Montón

Como consecuencia, los datos del consumo aparente de los insumos para la construcción presentaron caídas interanuales de dos dígitos en abril. Se destacan las disminuciones en hormigón elaborado (-93,7 por ciento), mosaicos (-90,3 por ciento), ladrillos (-87,1 por ciento) y asfalto (-86,5 por ciento).

El Índice Construya de venta de productos para la construcción al sector privado publicó los resultados para mayo, periodo en que la actividad comenzó a operar. Si bien las ventas de insumos se ubicaron 34 por ciento por debajo de las registradas en mayo de 2019, al comparar con abril, mes de cuarentena estricta que se fue flexibilizando, las ventas aumentaron 183,55 por ciento. Esto deja en evidencia que abril será probablemente el mes más duro en términos de indicadores. Más allá de este dato, el relevamiento de expectativas que realiza el Indec resultó desfavorable en cuanto al nivel de actividad esperado para el período de mayo-julio de 2020. Tanto en el sector industrial como en la construcción, más de dos tercios de los consultados espera niveles de actividades bajos en el próximo trimestre.

 


Fuente: Página/12

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here