Bonistas propondrán a buitres canje privado para saldar el conflicto

Un puñado de grandes fondos de inversión que participaron de la reestructuración de la deuda argentina en 2005 y 2010 (»bonistas del canje»), formalizará la semana próxima el lanzamiento de un »Grupo de Acreedores Ad Hoc» que ofrecerá a los Buitre y holdouts de la Argentina negociar un canje de deuda entre privados. Así lo confirmaron a Télam fuentes de los fondos que lideran las negociaciones -de EE UU y Europa-, quienes aclararon que se trata de una »iniciativa privada» en la que el gobierno argentino se encuentra al margen.

Este grupo, que en gran parte son los fondos que integran el Exchange Bondholder Group que presentaron un »amicus» en favor de Argentina ante la justicia de EE UU por el juicio que mantiene contra los fondos buitre, indicaron que »contrataremos asesor legal y banco colocador», y pondrán en marcha una »campaña de marketing» privada para alcanzar a »todo el universo de acreedores», bonistas del canje y holdouts. Ese »universo de acreedores» involucra a los U$S 6500 millones de deuda nominal argentina en default. La iniciativa cobró forma a partir del escenario existente en la justicia de EE UU, que mantiene como rehenes a los bonistas que ingresaron a los canjes de 2005 y 2010, debido a que ven peligrar el cobro de los bonos argentinos vía Nueva York. A esto se suma el escaso interés de participar de un potencial canje por títulos locales si la causa se complica ante la Corte de EE UU.

LEÉR MÁS  La desconfianza aún predomina en el mercado

También toman en cuenta la posición dura de Argentina de no pagarle más a los buitres; la presión cdel FMI para ponerle freno a los holdouts; y la confesión del fondo Elliott de que quiere »negociar». Todo esto impulsó la formulación de una solución que tiempo atrás se hubiese considerado »un disparate». La propuesta del »canje privado» es conocida como »Gramercy solution» -desde que trascendió que ese fondo es uno de los promotores de la iniciativa- y consiste en ofrecerle un canje de deuda a los holdouts, donde los mismos resignen su posición de querer cobrar el 100% que reclaman en las cortes internacionales y acepten negociar una quita con los privados (menor a la que ofrece el gobierno).

Esa »ganancia» que obtendrían los holdouts entre lo que les ofrece la Argentina y lo que les ofrecerían los tenedores -que son parte del 93% que ingresó a los canjes-, será abonada por estos mismos bonistas, quienes resignarán parte del pago recibido en concepto de los intereses de los bonos reestructurados. De prosperar estas negociaciones y una vez que los fondos buitre y holdouts se desprendan de los bonos en default y se los den a los bonistas que impulsan esta iniciativa, estos últimos irían al gobierno para concretar un nuevo canje, esta vez sí con la Argentina, y terminar con el default.

LEÉR MÁS  La economía continúa en picada, cayó 13,2 por ciento en julio y 12,6 en siete meses

Esto, en vistas de que la Argentina promulgó la Ley de Reapertura de Canje de deuda en octubre, y de que el nuevo proceso de reestructuración contendría las mismas condiciones que 2010, no significaría ningún costo adicional para el país. Esta »pérdida inicial» de los bonistas sería más que compensada a futuro por las subas en el precio de los bonos. En el escenario »base» se calcula que resignando un 20% en intereses (sería asumido como un »impuesto» de U$S 7 por pago de cupón), obtendrían a futuro un rendimiento del 24%, debido a que la Argentina culminaría con el default y mejorarían los precios de los bonos.

Acciones mixtas

Las acciones de las empresas argentinas que cotizan en Wall Street cerraron ayer con resultados mixtos en la plaza estadounidense, con mayoría de bajas para los papeles bancarios y eléctricos, y alzas para los petroleros, en una rueda sin actividades en el mercado local.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here