Los Angeles Rams conquistaron este domingo el segundo campeonato de la NFL de su historia al vencer 23-20 a los Cincinnati Bengals en el Super Bowl LVI.

El pasador de Los Angeles, Matthew Stafford llevó al triunfo a su equipo con un pase de anotación para Cooper Kupp a sólo minuto y medio del final. Stafford acumuló tres envíos de anotación en el duelo.

El jugador más valioso del Super Bowl LVI fue el receptor de los Rams Cooper Kupp, quien recibió dos pases de anotación.

Con este triunfo Sean McVay, 36 años recién cumplidos, ahora es el entrenador más joven en obtener el trofeo Vince Lombardi. Ese honor pertenecía a Mike Tomlin, quien con los Steelers lo hizo en el Super Bowl XLIII cuando contaba con 36 años 11 meses.

Los Rams han jugado cinco veces por el campeonato de la NFL; ganaron el Super Bowl XXXIV a Titans y ahora el LVI. Perdieron la edición XIV ante Steelers, y el XXXVI y el LIII contra Patriots.

Los Rams se coronaron en su hogar, el SoFi Stadium, ubicado en Inglewood, California, lo que los convierte en el segundo equipo de la NFL que levanta el trofeo Lombardi en casa. Los primeros en lograrlo fueron los Tampa Bay Buccaneers en su hogar, el Raymond James Stadium, donde vencieron en el Super Bowl LV a los Kansas City Chiefs el año pasado.

Cincinnati acumuló su tercer Super Bowl perdido; cayó en las ediciones XVI, en 1982, y XXIII, en 1989, ante los San Francisco 49ers.

El show del medio tiempo

El orgullo del rap en el corazón del Super Bowl. Esa fue la apuesta de Dr. Dre y Snoop Dogg para su show de la final de la NFL, en el que tuvieron como invitados a estrellas del hip-hop como Kendrick Lamar, Mary J. Blige, Eminem y la aparición sorpresa de 50 Cent.

LEÉR MÁS  Central Córdoba y Argentinos Juniors abren la sexta fecha

El rap había tenido apariciones puntuales en el Super Bowl con mayor o menor protagonismo.

Pero esta fue la primera vez en la que el rap dominó de principio a fin este espectáculo musical del intermedio del Super Bowl, que se ha convertido en un acontecimiento mundial en sí mismo más allá del partido.

La elección del rap, una de las grandes expresiones culturales de la población negra en EE.UU, ya había resultado muy significativa de antemano puesto que la NFL ha afrontado acusaciones de racismo muy graves en los últimos años con casos tan mediáticos como los de Colin Kaepernick o Brian Flores.

De ahí que hubiera mucha expectación por ver cómo aterrizaba el rap en el Super Bowl con dos leyendas del rap de la costa oeste: Dr. Dre y Snoop Dog.

De Compton al cielo

Con el suelo convertido en el mapa su natal Compton (una emblemática ciudad para el rap del condado de Los Ángeles), Dr. Dre dio el pistoletazo de salida al concierto con el clásico «The Next Episode» junto a Snoop Dogg.

Más sobrio y menos espectacular que en otras ocasiones, el escenario de este Super Bowl recreaba una calle con diferentes tiendas y locales, cada uno con una escena individual como si se tratara de las viñetas de un cómic.

LEÉR MÁS  Talleres y Colón igualaron y se define todo en Santa Fe

«¡Costa oeste, hagan ruido!», gritó Snoop Dogg cantando desde la azotea junto a Dr. Dre.

Juntos también abordaron «California Love», himno de Tupac Shakur, antes de que apareciera boca abajo y de la nada la gran sorpresa de la noche: 50 Cent.

Con una puesta en escena centrada en los rojos y negros y un mayor protagonismo de la coreografía, 50 Cent cantó «In da Club» antes de cederle el testigo a Mary J. Blige.

La artista, que fue la única presencia femenina del show, cambió la estética del concierto con un vestuario de color plateado y remates brillantes para cantar «Family Affair» y «No More Drama».

Aunque de diferentes generaciones, Kendrick Lamar también es un hijo muy orgulloso de Compton como Dr. Dre.

Con una ropa en la que se leía «Dre Day», Kendrick Lamar ofreció tal vez el segmento más cuidadp e impactante del espectáculo con una interpretación de «Alright» impulsada por una fabulosa coreografía de estilo militar y muy vistosa desde la una cámara cenital.

Con una explosión que destrozó parte del escenario aterrizó Eminem, que abordó «Lose Yourself» ya con la fiesta encarando su recta final.

La rodilla en tierra de Eminem

Eminem acabó su parte hincando la rodilla en el suelo como hacía Colin Kaepernick en sus reivindicaciones antirracistas en la NFL, un gesto de homenaje que recibió muchos aplausos en las redes sociales.

Y para el desenlace regresaron Dr. Dre y Snoop Dogg, que cerraron el show con «Still D.R.E.».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here