Sin respiro, Boca ya piensa en Quilmes y River

En la Ribera todavía se mastica bronca porque en el marco de la octava jornada del Torneo Final, cuando el partido estaba controlado en favor de Boca, Leonardo Pisculichi desenfundó un »zapatazo» tremendo que sentenció la paridad definitiva 1 a 1 en la Bombonera. Por esa razón, más allá de cosechar 7 de las últimas 9 unidades en disputa, el equipo dejó escapar la chance de acercarse considerablemente a los líderes Colón y Estudiantes y así postularse como un serio contendiente al título.

Si bien el equipo de Carlos Bianchi lejos estuvo de ser una maravilla, prácticamente no sufría sobresaltos ante un elenco que necesitaba ganar para abandonar el fondo de la tabla de los promedios. Sin embargo, los polémicos cambios del »Virrey», que debió brindar sus explicaciones en la conferencia de prensa, complicaron la performance colectiva. Con varios jugadores exhaustos, el »Bicho» aprovechó un descuido y se llevó un resultado imprevistopara los planes de los anfitriones.

No obstante, el calendario no le permite al »Xeneize» dormirse en los laureles y menos aún lamentarse. Mientras el plantel y el cuerpo técnico disfrutan su día de descanso, teniendo en cuenta que entresemana no habrá fútbol, todos ya se imaginan lo que serán los siguientes compromisos. Primero, el domingo que viene desde las 21.30, será momento de visitar a Quilmes en el Sur (a menos que clausuren el estadio por los incidentes en el duelo con All Boys). Pero, además, el Superclásico con River aparece en el horizonte.

LEÉR MÁS  El deporte de natación cosechó medallas en los Binacionales San Juan 2019

Aunque para Boca será importante derrotar al »Cervecero» para llegar con el ánimo en alza al derby, algunas decisiones preestablecidas dejaron de manifiesto la trascendencia que se le otorga al encuentro con el »Millonario». Fernando Gago y Emanuel Insúa vieron la quinta tarjeta amarilla ante Racing y se »limpiaron», por lo que podrán regresar a la alineación para el juego próximo. Y ahora lo mismo hicieron Daniel Díaz y Cristian Erbes, de forma adrede, para ausentarse ante los de Ricardo Caruso Lombardi y nuevamente ponerse a disposición frente al cuadro de Ramón Díaz.

Otra baja sensible para el DT será la de Leandro Marín, quien se desgarró en el isquiotibial derecho y su recuperación le demandaría unas tres semanas, por lo que también se »bajó» del clásico. Tal como sucediera ayer en el complemento, Hernán Grana entraría en su lugar tras perder el puesto en las primeras jornadas, como consecuencia de sus bajos rendimientos.

En los días que siguen, Bianchi tendrá mucho trabajo para rearmar la formación de los suyos. Agustín Orión continuará en el arco y no será un problema. Luego, en la última línea, Claudio Pérez reemplazaría al »Cata» e Insúa a Nahuel Zárate, para sumarse a Grana y Forlín como los cuatro integrantes. ¿Qué sucederá en la mitad de la cancha? Es más que segura lavuelta de »Pintita» por el »Pichy», como la permanencia de Federico Bravo (Pablo Ledesma se mantiene al margen por una lesión). Pero a Juan Sánchez Miño y Juan Román Riquelme, los creativos, podría sumarse uno más si el entrenador prefiere el esquema táctico 4-4-1-1 que utilizó en Avellaneda. Si se decide por ese dibujo más cauteloso, »sacrificaría» a Luciano Acosta, el juvenil que ayer se mostró en buena forma.

LEÉR MÁS  Los hinchas de Gimnasia piden por Maradona

A partir de mañana, con la primera práctica programada, Bianchi comenzará a evaluar posibilidades y hablar con sus pupilos para buscar el camino más conveniente. Boca, sin margen para el error, deberá ganar como sea para alimentar su ilusión de anotarse en la carrera por el campeonato. Justamente, nada más ni nada menos, que antes de recibir al contrario de toda la vida.

Playfutbol

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here