La selección brasileña realizó este lunes su primer entrenamiento para los partidos con Chile y Bolivia por las Eliminatorias Sudamericanas con sólo ocho jugadores en la cancha, mientras espera la llegada de los otros 14 convocados, entre ellos Neymar.

De cara al partido con Chile en el estadio Maracaná de Río de Janeiro, los únicos diez jugadores de la Canarinha que se presentaron en la concentración participaron en una primera práctica, que se limitó a trabajos regenerativos en el gimnasio para dos de los convocados.

El zaguero Thiago Silva (Chelsea) y el delantero Gabriel Martinelli (Arsenal) ni pisaron la cancha debido a que llegaron cansados a la concentración brasileña tras sus respectivos partidos del fin de semana por la Premier League.

De los ocho restantes, tan sólo seis realizaron trabajos con pelota debido a que el atacante Richarlison (Everton) y el mediocampista Philippe Coutinho (Aston Villa) se entrenaron aparte y limitaron la práctica a algunas carreras y ejercicios.

En la primera práctica comandada por el seleccionador brasileño Tite tan sólo participaron el arquero Weverton (Palmeiras), los defensores Alex Telles (Manchester United), Felipe (Atlético Madrid) y Guilherme Arana (Atlético Mineiro); y los volantes Fred (Manchester United) y Bruno Guimaraes (Newcastle).

LEÉR MÁS  Villa quedó imputado nuevamente por abuso sexual y violencia de género

Con tan pocos jugadores a disposición, Tite se limitó a guiar a sus pupilos en unos trabajos de toque, cruces y finalizaciones.

Brasil realizará su primer entrenamiento con el equipo completo en la tarde de este martes, para cuando es esperada la llegada de los demás convocados, incluyendo Neymar (PSG)que vuelve al equipo tras haberse perdido los últimos partidos por lesión.

El líder de la clasificatoria se entrenará en la Granja Comary, el moderno centro de entrenamiento que la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF) tiene en la ciudad serrana de Teresópolis, a unos 60 kilómetros de Río de Janeiro. El equipo se desplazará a Río de Janeiro para su compromiso del jueves con Chile en el Maracaná.

Será el último partido de Brasil por las Eliminatorias como local y, tras el fin de todas las restricciones impuestas para prevenir la pandemia, el estadio fue liberado en su totalidad, por lo que se pusieron a la venta unas 70.000 entradas.

En una rueda de prensa virtual, Richarlison admitió este lunes que Brasil considera a la selección chilena como «peligrosa», porque el jueves se juega su clasificación, y que por eso espera el apoyo de la afición en el Maracaná.

LEÉR MÁS  Paredes se entrenó en el PSG y le apunta a la "Finalissima" con la Selección

La selección brasileña regresará a la Granja Comary tras el partido con Chile y seguirá allí su preparación hasta el lunes, cuando viajará a Bolivia para el partido del martes en La Paz.

Las novedades en la lista de convocados fueron la inclusión de Felipe para sustituir a Gabriel Magalhaes, zaguero del Arsenal que pidió licencia debido a que su mujer dará a luz su primera hija esta semana, y la desafectación del delantero Raphinha, del Leeds United, quien dio positivo de coronavirus y no pudo viajar.

Además, la comisión técnica anunció la citación del arquero Everson (Atlético Mineiro) por Ederson (Manchester City), a quien los médicos le diagnosticaron una gastroenteritis.

El invicto Brasil ya tiene asegurado su pasaje a Qatar y lidera las Eliminatorias Sudamericanas con 39 puntos, producto de doce victorias y tres empates.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here