Boca casi no tuvo tiempo de festejar. Tras coronarse campeón de la Copa de la Liga Profesional el domingo en Córdoba con la goleada 3-0 sobre Tigre, el plantel que dirige Sebastián Battaglia regresó este lunes a las prácticas con la mente puesta en el duelo del jueves ante Deportivo Cali, en el que definirá su futuro en la Copa Libertadores.

«Hay que festejar, pero tenemos que cambiar enseguida el chip y pensar en el jueves», sintetizó el capitán Carlos Izquierdoz, un mensaje que se bajó ni bien el equipo dio la vuelta olímpica en el estadio Mario Alberto Kempes. Es que Boca se juega ante Deportivo Cali el principal objetivo del año, que es la Copa Libertadores. Con siete puntos en cinco encuentros, Boca está una unidad debajo de su próximo rival, por lo que está obligado a ganarle para superarlo en la tabla.

Pero más allá de la importancia del próximo compromiso, el vicepresidente del club, Juan Román Riquelme, aprovechó el éxito consumado el domingo para poner en valor su gestión. En ese sentido, el ídolo consideró desde que llegó a la dirigencia «se valoran poco» los logros y lamentó que «venda más» que haya «lío» en el club. «Se valoran poco las cosas que consigue Boca. Hace dos años y medio estamos y somos el equipo que más ganó. Y eso que nos faltan dos finales», expresó Riquelme en declaraciones a Radio 10.

El vicepresidente y responsable del Consejo de Fútbol celebró que «de a poco» Boca está «volviendo a ser un club de fútbol» ya que dejó entrever que en la gestión anterior se lo usaba «para otra cosa». «Eso es maravilloso y el hincha lo disfruta mucho. No me imaginaba volver a Boca después de ser futbolista. Si estoy en el club es gracias a los hinchas», agradeció el dirigente que ganó las elecciones de diciembre de 2019 con poco más de la mitad de los votos.

LEÉR MÁS  Vélez ya practicó con Bou y espera por Burián

El semestre de Boca fue convulsionado pero Riquelme aseguró que nunca dudaron de la continuidad de Sebastián Battaglia. «Nunca dudamos. No podemos salir a aclarar todos los días las cosas que dicen», explicó Román, que también se planteó el siguiente dilema: «No sabemos si vende más cuando se arma lío que cuando ganamos». Por eso, también ya le apuntó al compromiso del jueves, que puede cambiar el humor social ante un mal resultado. «Tenemos confianza que vamos a hacer un buen partido y la gente nos va acompañar. Los jugadores se acostumbraron a disputar partidos importantes seguido y tenemos un plantel amplio para que el entrenador pueda definir. A partir de hoy se terminaron los festejos y a pensar en la final del jueves», destacó el ahora dirigente.

El caso Villa

Más allá del aspecto deportivo, el caso de Sebastián Villa, acusado e imputado de abuso sexual agravado, sigue generando tensión en Boca. Y en ese sentido, Riquelme intentó aclarar su posición después de la polémica que generaron sus declaraciones de la semana pasado, cuando afirmó que el jugador era un gran profesional. Ahora, el dirigente aseguró que el club actuará cuando lo dictamine la justicia y, por primera vez, repudió el hecho.

“Cuando la justicia dictamine lo que pasa, el club tomará las medidas que tenga que tomar, como corresponde. Yo lo veo así”, dijo Riquelme respecto a Villa, quien fue denunciado el viernes 13 de mayo por la presunta violación de una joven ocurrida en junio del año pasado en la casa del futbolista. “Nosotros (el Consejo de Fútbol) no somos jueces. Es un tema tan sensible que tenés que pensar 74 veces qué decir. Esperemos a ver qué dice la justicia. Todos pensamos igual. Yo ahora tengo que llegar al club y enterarme de todo, ahora no sabría decirte”, explicó el ex “10” de Boca. Sin embargo, aclaró que repudia los hechos denunciados por la víctima hacia el jugador colombiano: “Vos, yo, creo que todos repudiamos. Yo soy una persona normal y es la realidad. Cuando hablamos de fútbol, hablamos de fútbol. Cuando es otro tema, bueno, nos da bronca, a vos, a mí, a todos”.

LEÉR MÁS  Con Banini en la lista, la Selección femenina tiene sus 23 para la Copa América

El vicepresidente de Boca también hizo mención a sus dichos la semana pasada en una entrevista con el canal de deportes ESPN, en la cual evitó hablar del tema y dijo que “Villa es un ejemplo como profesional” y que «es el mejor jugador del fútbol argentino». “El otro día hice una nota de fútbol y si hablamos de fútbol tenemos que separar las cosas. El fútbol es una cosa y el otro tema es diferente”, aclaró Riquelme y agregó: “Cuando hablo de fútbol, hablo de fútbol y este chico sabe jugar al fútbol. No tiene nada de malo. Después tengo que aguantar tres días que digan que Riquelme esto, lo otro. Yo hablo bastante claro. No van a lograr ponerme nervioso”.

Por último, Riquelme dijo que Villa está “golpeado anímicamente” y que recibe tratamiento psicológico por profesionales del club. “Están los psicólogos y mucha gente detrás. Nosotros lo acompañamos cada día. Y a él se lo encuentra bien. Él está golpeado, como corresponde. Nosotros no podemos hacer más que eso”, concluyó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here