Polémica: apagaron la llama

El Comité Organizador de Londres 2012 (LOCOG) confirmó que extinguieron el fuego, aunque aclararon que la llama olímpica permaneció encendida en una antorcha idéntica a la utilizada durante su traslado por 8 mil relevistas.

El pebetero fue reavivado horas después cuando se instaló en el nuevo lugar, el mismo donde estuvo la campana que hizo sonar el ciclista Bradley Wiggins, último ganador del Tour de France, en la ceremonia inaugural.

Esta decisión también despertó críticas porque las llamas no están visibles para aquellos que no tengan entradas de ingreso al Estadio Olímpico.

»El pebetero se ve en la gran pantalla del estadio Va a permanecer allí. La filosofía con la que se creó no es que sea una atracción para turistas», afirmó el presidente del LOCOG, Sebastian Coe.

LEÉR MÁS  La candidata Anabel Fernández Sagasti propone políticas para deportes

Es el mismo lugar del estadio que ocupó el pebetero durante Londres 1948, y por eso el elegido para volver a encender las llamas fue Austin Playfoot, portador de la antorcha en aquellos Juegos.

»Fue apagado durante el tiempo necesario para trasladarlo desde el centro del Estadio Olímpico hasta su emplazamiento definitivo en una curva», explicó Jackie Brock-Doyle, directora de la comunicación del Comité de Organización.

La actividad en el Estadio Olímpico comienza el 3 de agosto con el atletismo, disciplina que se roba la mayor parte de la atención de los Juegos Olímpicos.

El pebetero había sido encendido originalmente por siete jóvenes atletas, que representan la nueva generación de deportistas, durante el final de la ceremonia inaugural el viernes pasado.

LEÉR MÁS  Del Potro volverá a jugar en Argentina contra Roger Federer

Está compuesto por 240 llamas separadas que fueron aportadas por cada una de las delegaciones que participan de los Juegos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here