Luego de 143 días de ausencia, el delantero Matías Suárez pudo ser tenido en cuenta por el entrenador de River, Marcelo Gallardo, que lo alineó en un amistoso frente a Tigre que se jugó en la mañana del miércoles en el predio de Ezeiza y terminó 0-0.

Suárez, que había sido operado de la rodilla derecha en octubre del año pasado, jugó todo el partido sin inconvenientes y ahora Gallardo deberá decidir si lo incluye en la lista de convocados para el encuentro del domingo ante Racing. El delantero cordobés, de 33 años, se mostró rehabilitado de la operación, aunque ahora necesita sumar partidos y prácticas de fútbol para recuperar la velocidad, la explosión y la potencia que mostró durante el 2019 y el 2020.

Los últimos minutos que había disputado Suárez fueron los ocho finales del superclásico disputado el 3 de octubre pasado en el Monumental cuando ingresó por Julián Álvarez. Luego, a la semana siguiente, ni siquiera fue al banco de suplentes ante Banfield y decidieron operarlo el 12 de octubre para realizarle un tabique quirúrgico en la rodilla derecha para curar una sinovitis crónica.

LEÉR MÁS  Copa Libertadores: Estudiantes visita a Fortaleza de Brasil

El semestre pasado fue un calvario para el delantero ya que luego de un buen arranque, en el que era el goleador y la figura del equipo, sufrió una lesión ante Lanús y recién volvió a ser titular ante Mineiro tres semanas después. Luego de ese partido contra el Granate, Suárez pareció recuperar el nivel en los dos encuentros siguientes ante Aldosivi y Gimnasia cuando completó los 90 minutos, pero reapareció la sinovitis y finalmente decidieron operarlo.

El semestre de Suárez tuvo 744 minutos en la cancha, repartidos en 12 partidos de los cuales nueve fueron desde al arranque. En ese lapso sólo anotó cuatro goles, lo que significa que su presencia en el equipo fue muy baja pues estuvo presente en el 26,6 por ciento del tiempo que jugó River.

Luego de la operación, el ex jugador de Belgrano estuvo cerca de un mes de reposo para recién después empezar con la rehabilitación. Durante la pretemporada, las cargas de trabajo fueron diferenciadas y recién hace un mes que tuvo el alta médica. Suárez sufrió lesiones en esa misma rodilla en tres ocasiones durante su paso por el Anderlecht de Bélgica: una en el tendón rotuliano en 2012 y otras dos por rotura de ligamentos cruzados, en 2013 y 2014.

LEÉR MÁS  Copa Argentina: Gimnasia venció a Flandria y avanzó a los octavos de final

En cuanto al desarrollo del amistoso, el juego fue parejo y ambos entrenadores aprovecharon el ensayo para que sumen minutos jugadores que habitualmente no forman parte del equipo inicial. Por eso, no participó ninguno de los que fueron titulares en la última fecha. El partido se jugó por un espacio de 80 minutos en dos tiempos de 40 minutos. Gallardo les dio minutos al chileno Paulo Díaz, que no jugó el fin de semana por un estado gripal y regresará ante Racing, y a Cristian Ferreira, que no aceptó ninguna de las ofertas que tuvo tras regresar de Colón y permanecerá en el plantel.

River alistó a: Centurión (Petrolli), Herrera, Mammana (Díaz), Pinola, Casco; Pochettino, Zuculini, Palavecino (Ferreira); Paradela, Romero y Suárez. Tigre, equipo que dirige Diego Martínez, jugó con Roffo; Galmarini, Salomón, Demartini, Sosa (Blas Armoa); Zabala, Baldi; Obando, Forclaz, Flores (Giacopuzzi); y Retegui.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here