Los jugadores festejaron con Russo en medio de la conferencia

Miguel Ángel Russo retornó a Boca con el título de la Copa Libertadores 2007 sobre sus espaldas y con la presión de pisar el acelerador en la recta final de la Superliga para arrebatarle el título a River: lo consiguió y la celebración fue acorde a la emotiva definición del campeonato.

El entrenador casi que no pudo dar su conferencia de prensa porque un grupo de jugadores la interrumpió para llevar a cabo un descontrolado festejo.

“Seguir trabajando y buscando lo mejor. Mañana nos van a exigir otro tipo de cosas. Boca es así. No es que uno busca otra cosa, nos tocaron siete fechas donde hay que tener mucho temple, donde hay que jugar con mucha presión…”, alcanzó a decir el técnico cuando de golpe se empezaron a escuchar unos cánticos.

Marcelo Weigandt, Emmanuel Mas, Franco Soldano, Carlos Izquierdoz y Nicolás Capaldo aparecieron eufóricos con unos baldes llenos de agua, que le tiraron al entrenador en la cabeza. “Y ya lo ve, y ya lo ve, es el equipo de Miguel”, se escuchó en el lugar.

Entre risas, Russo alcanzó a decir: “Estamos en una noche de festejos, es indudable. Y es bueno que esas cosas ocurran. Agradecido a mis jugadores. Agradecido a Ameal y Román, y a toda la gente que confió en mí. Todo lo que viene es bueno. Buscaremos lo mejor”. Empapado, optó por terminar la conferencia de prensa.

LEÉR MÁS  Atlético Tucumán habilitó un consultorio médico virtual y asiste a personas en situación de calle

El entrenador que llegó en este 2020 al club había dado una serie de declaraciones en el campo de juego con los canales oficiales. “Volver a este club ya es algo especial. Lo mejor, un grupo de jugadores importantes. También tengo que reconocer: esto es parte de Alfaro, del cuerpo técnico anterior. Es injusto decir que es todo mío”, elogió al equipo de trabajo que estuvo en el primer semestre en la entidad.

“Uno tiene que ser honesto. Son siete partidos a full, pero bueno. Esto es un combo de todas las cosas, por suerte nos salió bien”, agregó en la misma línea. “Somos gente de fútbol. Hablamos de fútbol. A veces es simple. Si entendemos el partido, mejor. Le agradezco a Román, al presidente Ameal, confiaron en mí. Y a la gente. La gente de Boca precisaba esto”, declaró.

LEÉR MÁS  Nouri, jugador de Ajax de Holanda, despertó del coma después de casi tres años

El DT se dio un profundo abrazo con el capitán Carlos Tevez en el medio de la celebración. El Apache cerró la Superliga como máximo artillero del equipo con nueve anotaciones –a tres de Rafael Santos Borré–, de las cuales seis fueron en este 2020 bajo el comando de Russo. “Nos abrazamos porque hablamos mucho. Me alegro por él”, explicó el técnico.

“Es algo único especial, muy emotivo y lo mejor para la gente de Boca. Esto no tiene precio. A veces el fútbol te pone estas cosas. Este grupo, estos chicos, han sufrido muchas cosas. Hoy les tocó mantener la mente fría y tranquila, que es difícil. Ahora no sé cómo seguimos. ¿Cómo seguimos con la Copa el martes? ¡La Copa es priodiad!”, exigió exultante ya con la mira puesta en el duelo del próximo martes a las 21.30 en la Bombonera contra Independiente Medellín de Colombia por la segunda fecha el Grupo H de la Libertadores.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here