La Selección y la necesidad de un proyecto

Alguna vez le tocó a Alemania. Perdió la final de Corea-Japón 2002 ante Brasil, las semifinales de los mundiales Alemania 2006 y Sudáfrica 2010 (Italia-España), la final de la Eurocopa 2008 frente a España y las semifinales ante Italia de la Eurocopa 2012. Fueron trece años de llegar a instancias decisivas y caer. Pero la revancha llegó en Brasil 2014. »Traguen el veneno, que al final, todo se equilibra», supo decir Marcelo Bielsa a sus jugadores cuando su equipo perdió un partido clave.

Claro, nada de esto hubiera sucedido si no hubiera existido un proyecto a nivel selecciones que comience desde las juveniles y termine desembocando en la mayor. En Argentina se construyó una base (15 del plantel de la Copa pasaron por juveniles), aunque los resultados no se dieron en la Selección como sí ocurrió con Alemania, que coronó su trabajo en el último mundial con un título y se armó de cara a lo que viene. Para colmo, muchos campeones juveniles que hoy juegan en la Selección llegarían »con lo justo» al próximo mundial.

LEÉR MÁS  Confirmado: Maradona sigue en Gimnasia La Plata

En cuanto a Argentina, el Tata Martino tendrá trabajo de acá a Rusia 2018. Si bien aseguró que pretende mantener a gran parte del plantel, la renovación es una cuestión necesaria. Algunos jugadores no llegarán al próximo mundial por edad, mientras que otros cumplieron un ciclo. Además, deberá empezar a proyectar a futuro y foguear a nuevos futbolistas.

Los Juegos Olímpicos de Río 2016, en donde el país estará representado por un Sub 23, serán el escenario ideal para empezar a probar: un torneo de menor envergadura, en el que podrán ir tres mayores y luego juveniles: Dybala, Ocampos, Rulli, Vietto, Correa, Mammana, Kranevitter, Calleri, son algunos de los futbolistas que piden pista y deberán ser utilizados.

LEÉR MÁS  Deportivo Riestra podría recibir una dura sanción

El camino hacia el próximo Mundial es largo y desde la cabeza del proyecto (Martino) debe salir una idea de juego que se respete en todas las divisiones y, sobre todo, que no se interrumpa por un mal resultado en una competencia. Sobre todo desde las juveniles, en donde el principal objetivo es la formación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here