Juega la joya que apuntó Román

Fue campeón en River. Sí, Facundo Pellistri, el pibe de 18 años que el mismísimo Riquelme definió como un “sinvergüenza”, la nueva joya del fútbol uruguayo, la promesa de Peñarol, el crack que está en el radar de Boca… fue campeón en River de Montevideo. Lo hizo en el baby fútbol, antes de pasar a las infantiles del Manya. Desde allí, creció hasta llegar a Primera. Y de ahí, a convertirse en la revelación del torneo charrúa en 2019.

Lo que más sorprendió de Pellistri es que dio el salto de la Quinta a Primera. Fue en el segundo semestre de 2018. El entonces técnico, Diego López, lo llevó a la pretemporada invernal en Colonia. Ya todos destacaban su velocidad para jugar como extremo por ambas bandas aun siendo diestro y sus asistencias. Pero un choque con el defensor argentino Carlos Matheu, ex Independiente, lo lesionó y lo frenó. Pasó a jugar en Tercera. Hasta que la rompió en un clásico que terminó 2 a 2 con Nacional y el DT volvió a subirlo. No bajó más.

Pellistri se lleva hoy los elogios del fútbol uruguayo a pesar de tener sólo 18 años, seis meses en Primera y 20 partidos (un gol). Debutó el 30 de junio de este año en un amistoso ante Independiente Medellín, en Miami. Fue tan especial para él que decidió tatuarse el brazo con esa fecha y sus iniciales. Pero si este pibe que nació en Montevideo el 20/12/2001 llama la atención no es sólo por su juego. También, porque rompe con la media del futbolista. Su padre es contador y su mamá, pediatra. Y él, por la influencia profesional de sus padres, nunca abandonó los estudios. Terminó de cursar como libre en el Pocitos Day School y se recibió de bachiller. A su vez, tiene el First Cerfiticate aprobado, ya que habla bien inglés. Y ahora está analizando qué carrera seguir. Pensó en medicina, pero le gusta arquitectura.

LEÉR MÁS  Schwartzman cae un puesto dentro del top ten del ranking ATP

En Boca busca repetir con Pellistri el plan Nández. Peñarol recibió de Nahitan cuatro millones por el 70% y luego al Xeneize le quedaron 14 palos por su venta al Cagliari. Negoción. Este pibe, en principio, está tasado en seis millones. Pero Riquelme no es el único que puso los ojos en él. Hay otros clubes europeos que ya lo siguen de cerca: el Atlético de Madrid es uno, a partir del Cebolla Rodríguez, hoy capitán del Manya, quien fue dirigido por el Cholo en el Aleti. “Es un diamante en bruto”, lo definió el ex Rojo.

A favor de Román juega su propia chapa, la relación que tiene con Diego Forlán, flamante DT de Peñarol (justamente fue a su partido despedida el sábado y ahí JR habló de Pellistri), la recomendación de Lucas Viatri (quien jugó con el pibe este año), el antecedente Nández y, acaso, la chance de tener la vidriera Boca cerca de su Montevideo natal para luego sí pasar al fútbol sudamericano. “Ya no hay tantos jugadores como él”, dijo el vice 2°. ¿Se lo lleva?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here