Independiente Rivadavia perdió con Sarmiento

Qué difícil se me hace… Qué difícil se torna partido tras partido contarte cómo y a qué juega Independiente Rivadavia. Desde este lado, yo traté de interpretar una película con un guión extraño, complejo y sin mucho sentido. El autor prometió un buen final así que decidí quedarme firme y prestar atención al nudo de la historia para tratar de entenderlo.

Pero la peli que debería emocionarte, en los primeros cuarenta y cinco terminó siendo monótona, aburrida, lenta. Esperaba, como vos, que los cuarenta y cinco finales sean de acción y suspenso porque el drama no está entre mis favoritos. Sin embargo, los altibajos se siguieron dando, la película pareció armarse durante unos 20 minutos pero luego volvió a caerse.

Perdió Independiente Rivadavia y está bien. Sarmiento de Junín, un equipo de mitad de tabla y sin grandes figuras, con poco fue más que esta Lepra desdibujada y le ganó 2 a 0.

Marcelo Scatolaro anotó el 1 a 0 a los 20 minutos del primer tiempo. El chileno aprovechó un error defensivo y puso a su equipo arriba en el marcador.

Héctor Cuevas, a los 34 minutos del complemento, siguió el camino y, tras una jugada desafortunada que comenzó con un error de Ezequiel Pérez y terminó con un blooper de Josué Ayala, anotó el 2 a 0 para la visita.

Ricardo Rodríguez no encontró nunca el equipo. Para este partido volvió a cambiar piezas y esquema y a los 30 minutos de la primera parte decidió volver a modificar el once sacando de la cancha al Pity Lucero y dándole pista a Rodrigo Pollo Gutiérrez, quien no tiene casi minutos esta temporada.

LEÉR MÁS  Central Córdoba sueña con la Copa Argentina

La otra variante fue obligada. Sobre los 39, Eduardo Méndez ingresó en reemplazo de Sergio Modón.

El lateral que jugó por la lesión de Walter García sintió una molestia y pidió el cambio.

Se equivocó el Azul con la pelota en los pies. Le costó recuperar el balón en el medio y cuando lo logró, se equivocó.

No tuvo situaciones claras de gol el local que recién pudo hilvanar una buena jugada colectiva sobre el final del primer tiempo.

Esta Lepra necesita más del Negro Pérez. Necesita más de sus delanteros, de sus volantes y de sus defensores. Necesita paz y confianza desde el banco y, fundamentalmente, un triunfo que motive a un equipo que es la sombra del que supo ser.

Después del receso, necesario para el descanso de la vista de los espectadores, la película comenzó a mejorar. Tanto el protagonista como su rival de turno perdieron exponentes (Aguirre fue expulsado a los 13 en la Lepra y Sánchez a los 14 en Sarmiento) y durante unos veinte minutos, se hizo intensa, rápida y me mantuvo bien atenta en cada cuadro.

LEÉR MÁS  Argentina vs Brasil

Pensé… El autor tenía razón, había que esperar hasta el final pero me equivoqué y poco a poco la historia volvió a achancharse. Es una de esas historias en las que el protagonista entra en una depresión profunda y le pasan todas. Una de esas historias que no me gustan para nada y por las que no pagaría una entrada en el cine.

Una de esas en las que cuando creés que no le puede pasar algo peor, le pasa. Al Azul le pasó a los 34 minutos del complemento. Pérez, ése que debe tratar mejor la pelota que el resto, se equivocó, la perdió en la mitad de cancha y generó un ataque de Sarmiento que terminó en un gol de Cuevas ayudado por un blooper del arquero Ayala.

El 2 a 0 fue irremontable para este Independiente Rivadavia que aburrió en el Bautista Gargantini, que mostró un poquito cuando Pérez y Tonetto se juntaron y que, no solo perdió un partido sino también el invicto como local y su lugar entre los cinco que ascienden a Primera.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here