El equipo de Dabove se aprovechó de una formación alternativa del plantel de Gallardo, que piensa en la revancha con Vélez. Maidana se fue expulsado en el primer tiempo.

El equipo alternativo de River se encontró con un dueño de casa que propuso un juego físico, presionándolo bien arriba y apostando a un juego directo, con Garré por momentos cerrándose para liberar el pasaje por su carril. La visita, en tanto, logró conectar cuando Quintero hallaba socios, como ocurrió a los dos minutos, cuando se combinó con Palavecino, quien remató con el pie abierto y su intento se fue apenas ancho.

Pero fueron los de Dabove los que mejor se sintieron en el diagrama del encuentro. Cóccaro se reveló como un rival incómodo para los defensores y había estrellado un remate en el palo, aunque estaba en fuera de juego. Su movilidad y accionar de espaldas les generaban dolores de cabeza a los defensores.

El que peor la pasó fue Maidana. Tras disputar una pelota con el uruguayo contra el lateral a los 28 minutos, el delantero lo sujetó desde el césped. Y el central giró y, en el afán de sacárselo de encima, lo impactó con su brazo. El VAR convocó a Rapallini quien, tras revisar en la pantalla, le mostró la tarjeta roja.

Como agravante, a los 36 minutos, a Armani (que venía de sacarle una chance clara a Cristaldo) se le escapó un centro, volvieron a meter la pelota en el área y Galván, con un tiro seco, anotó el 1-0 para el local.

Tanto River como Gallardo cambiaron en el inicio del complemento. El técnico tocó la zona más floja de la etapa inicial e hizo ingresar a Barco y Paradela por Pochettino y Simón. El orientador cambió el semblante, se lo vio más activo, dando indicaciones. Y el equipo asumió la iniciativa, se hizo dueño del cotejo, a partir del hombre más regular de la alineación: Palavecino.

Pero el golpe fue otra vez de Huracán, con la colaboración de la defensa visitante. Galván lanzó un pelotazo largo, Cristaldo se llevó la pelota con el taco entre los centrales, Gudiño cedió y el ex Boca rubricó la corrida con un toque a la red: 2-0.

Seis minutos después, River volvió a creer. González Pirez aprovechó un centro desde la derecha que fue peinado en el primer palo y descontó. Pero el mismo que le puso suspenso al resultado se encargó de quitárselo. Es que Rapallini sancionó penal del ex Estudiantes a Cóccaro. El juez no dudó y el VAR avaló, dado que no lo convocó a observar la pantalla. Cristaldo cruzó el remate y marcó el tercero. En el descuento, Alvarez marcó para el perdedor.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here