»Himno de mi corazón»

Los argentinos se hicieron sentir en Sudáfrica y enamoraron al pueblo de Nelson Mandela. Cada presentación del equipo de Maradona provocó una fiesta, antes, durante y después de los partidos.

Por eso, los sudafricanos terminaron apoyando masivamente a los de celeste y blanco. No alcanzó, pero los más de 20 mil argentinos que estuvieron en estas tierras hermanaron dos pueblos.

 



Muchos argentinos siguen dando vuelta por Sudáfrica, pero todavía se están recuperando del golpe tremendo que significó para ellos la goleada sufrida ante Alemania.

Johannesburgo, Pretoria, Polokwane y Ciudad del Cabo se transformaron en los días que jugó el conjunto de Maradona en verdaderas sucursales de Argentina y eso los sudafricanos y los que presenciaron el Mundial jamás lo van a olvidar.

Telam

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here