El pase de Lautaro Martínez a Barcelona, novela de nunca acabar

La versión optimista informa que la transferencia será por 60 millones de euros y el pase de varios jugadores. La pesimista, que Inter no baja de 90 millones para soltarlo. ¿Qué futbolistas culés entrarían en el trueque?

El mundo del fútbol podría sacudir la modorra a la que lo introdujo la pandemia los próximos días, al menos desde los escritorios, con la compra de Lautaro Martínez por parte de Barcelona. El pase del bahiense que juega en Inter ha sido el tema elegido para concentrar la atención durante el parate deportivo que afectó a casi todas las ligas, a excepción de los no tan atractivos campeonatos bielorrusos, nicaragüenses o tayikos . Y este martes, medios españoles e italianos han sacado versiones contradictorias en cuanto a la llegada del ex Racing al gigante catalán, desde un un principio de acuerdo entre clubes hasta el hastío interista por el regateo español.

Según el diario catalán Sport, Barcelona e Inter habrían acordado realizar la operación por 60 millones de euros más los pases de algunos jugadores actuales del elenco culé como el lateral portugués Nelson Semedo, su par dominicano Junior Firpo y el juvenil de origen guayanés Jean-Clair Todibo. Aunque uno de los principales apuntados desde Milán es el chileno Arturo Vidal, todavía en los planes del DT culé Quique Setién.

En tanto, la Gazzetta dello Sport italiana ha publicado una versión menos entusiasta para la conversión catalana de Lautaro, ya que la oferta de Barcelona estaría todavía lejos de la esperada por los dueños de Inter. El argentino tiene una cláusula de salida de 111 millones de euros, una cifra no tan llamativa en los últimos mercados de pases pero que, crisis del coronavirus mediante, Barcelona elige compensar con pases de jugadores. El equipo español tendría una fecha límite de 15 días para mejorar su oferta, según la publicación, que no debería bajar de los 90 millones.

Los apuntados para el trueque

Semedo, de 26 años, llegó al equipo de Lionel Messi a mediados de 2017, proveniente de Benfica de Portugal en una operación que rondó los 36 millones de euros. En tres temporadas, sumó 111 partidos y un gol, pero lejos estuvo de convertirse en el esperado reemplazo del histórico Dani Alves.

LEÉR MÁS  Boca lo resolvió rápido con Cardona y el partido con Newell’s fue un homenaje a Maradona

El mundo del fútbol podría sacudir la modorra a la que lo introdujo la pandemia los próximos días, al menos desde los escritorios, con la compra de Lautaro Martínez por parte de Barcelona. El pase del bahiense que juega en Inter ha sido el tema elegido para concentrar la atención durante el parate deportivo que afectó a casi todas las ligas, a excepción de los no tan atractivos campeonatos bielorrusos, nicaragüenses o tayikos . Y este martes, medios españoles e italianos han sacado versiones contradictorias en cuanto a la llegada del ex Racing al gigante catalán, desde un un principio de acuerdo entre clubes hasta el hastío interista por el regateo español.

LEER MÁS
Italia volvió un poco a la vida tras casi dos meses de cuarentena | Más de cuatro millones de personas salieron a trabajar
LEER MÁS
Se suspendió el tradicional torneo juvenil de L’Alcudia | Iban a participar los seleccionados Sub 20 de Argentina, Uruguay, México y España
Según el diario catalán Sport, Barcelona e Inter habrían acordado realizar la operación por 60 millones de euros más los pases de algunos jugadores actuales del elenco culé como el lateral portugués Nelson Semedo, su par dominicano Junior Firpo y el juvenil de origen guayanés Jean-Clair Todibo. Aunque uno de los principales apuntados desde Milán es el chileno Arturo Vidal, todavía en los planes del DT culé Quique Setién.

En tanto, la Gazzetta dello Sport italiana ha publicado una versión menos entusiasta para la conversión catalana de Lautaro, ya que la oferta de Barcelona estaría todavía lejos de la esperada por los dueños de Inter. El argentino tiene una cláusula de salida de 111 millones de euros, una cifra no tan llamativa en los últimos mercados de pases pero que, crisis del coronavirus mediante, Barcelona elige compensar con pases de jugadores. El equipo español tendría una fecha límite de 15 días para mejorar su oferta, según la publicación, que no debería bajar de los 90 millones.

LEÉR MÁS  Grosjean, el piloto accidentado en Bahréin, será dado de alta este martes

Los apuntados para el trueque
Semedo, de 26 años, llegó al equipo de Lionel Messi a mediados de 2017, proveniente de Benfica de Portugal en una operación que rondó los 36 millones de euros. En tres temporadas, sumó 111 partidos y un gol, pero lejos estuvo de convertirse en el esperado reemplazo del histórico Dani Alves.

Firpo, dominicano nacionalizado español de 23 años, tiene menos de una temporada en Barcelona, desde que fue comprado a Real Betis por 18 millones. Primera opción de recambio por el lateral izquierdo, propiedad de Jordi Alba, sumó 17 partidos y un tanto.

El más ignoto Todibo, defensor central de 20 años, está a préstamo en Schake 04 de Alemania desde 2019. Un año antes fue comprado a Toulouse de Francia por un millón. Nacido en Guayana Francesa, también puede jugar de volante central y llegó a disputar cinco encuentros en Barcelona durante su primera etapa en el club.

Por último, el codiciado Vidal es el jugador número 12 de Barcelona. De cualidades tan excéntricas dentro del campo de juego como fuera de él, llegó a España en 2018, a cambio de 18 millones de euros a Bayern Munich de Alemania. Verdugo continental de Lionel Messi en las consagraciones chilenas de Copa América, es parte del recambio que transita el mediocampo culé tras las salidas de Xavi Hernández y Andrés Iniesta, quienes se llevaron consigo la capacidad del equipo de festejar en Champions League (la última fue en 2015, con ambos en el plantel y triunfo 3-1 sobre Juventus, que contaba justamente con Vidal entre sus titulares).

En Barcelona, Vidal jugó 84 partidos y marcó nueve goles; pero en esta temporada tuvo sólo 13 participaciones como titular (31 juegos en total, 18 ingresando desde el banco, y seis goles), por lo que cambiar de aire, no sería visto con malos ojos por el trasandino.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here