El futuro de Diego Maradona estaría en Nordelta

«El estado de salud actual de Diego es bueno, pero son días agitados y estresantes«, reveló este martes Leopoldo Luque, médico personal de Maradona, y adelantó que el Diez sería trasladado a una casa en Nordelta para continuar su tratamiento por absitencia al alcohol, una idea que surgió de común acuerdo con las hijas del ídolo.

«Diego estaría en una casa, con enfermeras, es una de las ideas más fuertes si dudas, estoy a favor de lograr lo mejor que se pueda con un paciente como él. Lo estamos discutiendo con la familia pero todo va en una línea como la de la casa, con los cuidados que necesita. Está prácticamente resuelto, aunque no quiero confirmarlo todavía», informó.

«La abstinencia es al alcohol. Diego no es un gran consumidor de alcohol, por sus antecedentes, y los fármacos que toma. En el último tiempo tomaba una copa y le hacía mal», agregó sobre el cuadro que afecta a Maradona por estos días.

LEÉR MÁS  Argentina asciende al séptimo lugar en el ranking de la FIFA

A la hora de señalar cómo está Maradona, explicó: «Diego tiene un buen estado de salud. El deterioro que se observó cuando fue a la cancha de Gimnasia lo notó todo el mundo, es un paciente con un principio de autonomía, si llega a un punto que peligra su vida o la de terceros el médico debe interceder«. En diálogo con radio La Red, el facultativo agregó: «Diego no llegó nunca a esa instancia, el deterioro de su salud fue marcado por hábitos, lo llevamos a la clínica, lo estudiamos y encontramos algo mas allá de lo que sabíamos lo que tenía».

Maradona fue internado a principios de la semana pasada en una clínica platense por un cuadro de anemia y deshidratación y a través de un estudio se descubrió la existencia de un edema subdural, del cual fue operado por Luque en la Clínica Olivos.

LEÉR MÁS  Emotivo homenaje de Mertens, el belga que lo superó como goleador histórico del Napoli

«Diego no quería quedarse internado, se puso agresivo para querer manejar la situación. Lo vimos con un cuadro de abstinencia, con sudoración y euforia, y no sólo por la neurocirugía, que era un cuadro esperable, en cierto punto habíamos previsto el tratamiento e internarlo unos días más».

«Maradona hoy es una persona con mucha lógica y me dice ‘¿Luque qué hago acá? me quiero ir’. Hay que pensar que tiene 60 años, que tiene autonomía que tiene lucidez y entonces analizar hasta donde se lo puede invadir, qué se le puede proponer».

En las próximas horas se dará a conocer cuándo Maradona será dado de alta de la Clínica Olivos y se hará oficial el lugar en donde el ídolo continuará su tratamiento.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here