Diego Milito: de príncipe a rey

El 11 de diciembre, Diego Milito, un canterano de las inferiores de Racing Club, hizo su debut oficial para el equipo de Avellaneda en el empate en tres goles ante Unión. Para el desconsuelo racinguista, los años ulteriores fueron aún más ásperos que los vividos anteriormente. Entre idas y venidas de directores técnicos, a Milito le costó acoplarse a un plantel saturado de incógnitas. En la encarnizada contienda por no desplomarse a la promoción, Diego, hostigado por la fiebre, aportó un gol clave en la decimoséptima fecha ante Colón para que el club pudiera continuar su andar en la máxima categoría.

El Apertura 2001 se topó con un Racing próspero y renovado que estaba dispuesto a reconstruir sus años de gloria con Reinaldo Merlo en la dirección técnica. En un país inmerso en una penosa crisis socio-económica, Racing se proclamó campeón tras 35 años. Milito, quien ya se hallaba en el equipo, enriqueció su juego mejorando su performance. Tanto en el Clausura como en el Apertura de los años 2002 y 2003, el quilmeño fue el máximo artillero de la academia. Diego potenció su rendimiento y mudó sus goles de Avellaneda a Italia: Genova fue su próxima escala.

Entre 2004 y 2009 “Diegol“, como ya lo habían apodado los hinchas por su condición goleadora, roló entre Genova y Real Zaragoza. En 2007 disputó la Copa América en Venezuela, donde la seleección argentina fue sub-campeóna y él jugó en dos partidos. Tras una última temporada en el club genovés, el príncipe se marchó a Milán. Desde su llegada en 2009 a Inter hasta su partida en 2014, Milito sería un jugador trascendental en el progreso del equipo nerazzurri.

Su apogeo arribó en la Copa de Campeones 2009/2010. Tras subyugar a Barcelona en la semifinal (con un gol de Milito en el partido de ida), Inter, al mando de José Mourinho, se midió ante Bayern de Munich por la pugna del tan anhelado título. El match final tuvo lugar en el Santiago Bernabéu, cancha del Real Madrid, en donde Inter venció con dos goles del propio Milito 2 a 0 al conjunto muniqués. Sollozando, el goleador hizo vociferar de euforia a los miles de espectadores allí presentes (https://www.youtube.com/watch?v=dQfQrd4Rzzo). El conjunto milanés se consagró campeón del certamen por tercera vez en su historia.

LEÉR MÁS  El Mono Burgos deja a Simeone para comenzar su carrera como DT

Bajo la dirección técnica de Diego Maradona, Milito fue citado para el Mundial 2010 con sede en Sudáfrica en donde su Selección cayó en cuartos de final ante la selección bávara. Lo mismo sucedió en la Copa América 2011 con sede en Argentina, aunque ahora bajo la dirección técnica de Sergio Batista, en donde la selección argentina quedó eliminada en cuartos de final ante Uruguay. Milito jugó dos partidos en el Mundial y ninguno en la Copa América.

Sin embargo su andar en el Inter era fetén; conquistó en la temporada 2009/2010 la Copa de Italia, la Seria A (en donde anotaría 22 goles siendo el segundo máximo anotador del torneo), la Copa Mundial de Clubes y la Supercopa de Italia. Asimismo obtuvo el bi-campeonato en la Copa Italia en la consagración en la temporada 2010/2011.

El año 2013 sería el último de Diego Alberto en el club milanés. Tras una grave lesión sufrida en febrero, el argentino no pudo jugar por meses. Los rumores de su retorno al club que lo vio nacer eran cada vez más sólidos. Fue así como concluyó su ciclo en el viejo continente. En junio de 2014 el príncipe se desvinculó del Inter y cruzó el atlántico para volver a Avellaneda.

LEÉR MÁS  Mercedes no descartó contratar al alemán Vettel para el año próximo

Milito hizo concreta su vuelta al campo de juego con la camiseta de Racing en Varela, ante Defensa y Justicia un 9 de Agosto por la primera fecha del Torneo de Transición. La vuelta al gol también fue esa tarde noche en la que Diego, que ahora lució el dorsal número 22, testificó la victoria de los suyos por 3 a 1 cosechando los primeros tres puntos del campeonato.

Luego de un excelso campeonato, Racing, dirigido por Diego Cocca, se afirmó con victorias contundentes ante Boca Juniors y River Plate. La dupla Milito – Bou fue mortífera y altamente efectiva. Tras vencer en doce de las diez y ocho fechas disputadas, Racing llegó como certero candidato al título a la última jornada en la que se enfrentó a Godoy Cruz. Un cilindro de Avellaneda colapsado, presenció la vuelta olímpica del club tras 13 años.

La historia de Racing y Milito es una historia de pasión convalidada a base esfuerzo. Diego acabó con dos rachas, de 35 y 13 años en las que el club no obtenía títulos. La devoción del pueblo rancinguista hacia él es total. El 11 de diciembre Racing vio los primeros pasos de el príncipe, quien hoy confecciona su mandato como rey. Los hinchas le dan la bienvenida a la monarquía y Milito sigue brillando, fecha tras fecha, con la corona en su haber.

Por @federacchi

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here