Racing e Independiente, los dos gigantes de Avellaneda jugarán este martes y en condición de visitante, buena parte de sus chances de avanzar a los octavos de final de la Copa SudamericanaDesde las 19:15, Racing enfrentará en Brasil a Cuiabá tratando de mejorar la pobre imagen que dejó la semana pasada en Perú en su derrota por 3 a 1 ante Melgar de Arequipa. En tanto que a las 21:30, Independiente se medirá con General Caballero de Paraguay con la necesidad de una nueva victoria que le permita la clasificación. Ambos partidos serán transmitidos por ESPN.

Racing y Melgar (que a la misma hora visitará a River de Montevideo) lideran el Grupo B con seis puntos y todo parece indicar que el pase a octavos (sólo lo hace el primero) se resolverá en un mano a mano entre los dos equipos. La Academia ganó 2 a 0 en el partido de ida con los brasileños, pero no pudo imponerse en los tres encuentros que disputó la semana pasada (dos por el torneo local) y su nivel de juego ha bajado considerablemente. Algo que preocupa porque se acerca la definición en los dos frentes. Y el equipo ha perdido confiabilidad.

Desde luego, una victoria en Brasil reforzará las chances racinguistas. Una derrota, y mucho más si los peruanos vencen en la capital uruguaya, comprometerá una clasificación que hasta la semana parecía bastante encaminada y que ahora está más comprometida. Gago pondrá ante Cuiabá lo mejor que tiene a disposición. Un indicio de la importancia que le concede al partido.

LEÉR MÁS  Novak Djokovic ganó el Masters 1000 de Roma ante Stefanos Tsitsipas

En ninguno de los dos frentes, Independiente viene jugando bien. Ni siquiera cuando gana. Y después de haberse quedado fuera de la definición de la Copa de la Liga, apuesta lo poco que le queda a llegar lo más lejos que pueda en la Copa Sudamericana, que ya ganó en 2010 y 2017. Tiene un problema: comparte el Grupo G con Ceará que es uno de los dos equipos de la competencia (el otro es San Pablo) que reúne puntaje ideal y le lleva a los Rojos de Avellaneda los tres puntos de ventaja que sacó tras haberle ganado por 2 a 1 de local.

El equipo de Eduardo Domínguez no tiene muchas opciones: debe ganarle indefectiblemente y por una buena diferencia al flojo conjunto paraguayo para darle alcance a Ceará, que a la misma hora será local ante La Guaira de Venezuela en un partido en apariencia muy accesible para los de la ciudad de Fortaleza. Si ganaran los brasileños y perdiera Independiente, sacarán 6 puntos de ventaja con la misma cantidad en disputa y la única esperanza que le quedará al Rojo será la de vencer en los dos últimos partidos que le quedan de local a los venezolanos y a Ceará y rezar para que los brasileños pierdan en las dos últimas fechas, cuestión de poder igualarlo en puntos. No es una quimera, pero se le parece bastante.

LEÉR MÁS  Ángel Di María será refuerzo de la Juventus, según la prensa italiana

Tras la derrota del sábado por 1 a 0 ante Lanús con un once alternativo, el técnico Domínguez también resolvió ir a Paraguay con el mejor equipo posible. Tendrá una baja: el centrodelantero Leandro Benegas, quien no pudo viajar por un síndrome vertiginoso. Ante esta situación, Gastón Togni y Leandro Fernández tienen chances de ser titulares en el ataque. El plantel se entrenó en la cancha del hotel de la Conmebol en Luque (en las afueras de Asunción), pero la formación recién se confirmará cuando la delegación de Independiente llegue al estadio Defensores del Chaco de la capital paraguaya.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here