Luego de festejar el último domingo el título de la Copa de Liga Profesional ante Tigre, Boca Juniors logró este jueves su segundo objetivo de la semana: avanzar a los octavos de final de la Copa Libertadores como primero del Grupo con una victoria por 1 a 0 frente a Deportivo Cali, de Colombia, en la Bombonera, por la sexta y última fecha de la zona E.

Boca se propuso ser protagonista desde el inicio, buscó constantemente el arco rival pero le faltó claridad en el último toque como para concretar lo que insinuaba. El palo le negó la apertura del marcador a Varela, quien había probado suerte con un remate desde afuera del área, en la más clara del xeneize en esta etapa. El problema estaba en el buen trabajo defensivo del conjunto colombiano que, con Guillermo Burdisso como estandarte, le cerraba los caminos a Benedetto y obligaba a Boca a jugar por afuera y tirar centros de los que no conseguía sacar provecho.

A pesar de no encontrar el gol que necesitaba para no quedarse afuera de la Copa, Boca no se desesperó y siguió dominando el trámite, mientras que el conjunto caleño, que contó con un errático Teófilo Gutiérrez, no lograba salir de la fricción y se iba llenando de amarillas. Fue esa misma actitud la que, a los 55 minutos, le permitió a los dirigidos por Battaglia ponerse en ventaja tras una jugada que se inició en un tiro libre sobre la línea lateral del área luego de una falta sobre Fabra.

LEÉR MÁS  Vélez superó a River pero se quedó corto en el resultado y dejó la serie abierta

Romero metió el centro y tras un rebote y un puñetazo hacia afuera del arquero De Amores, la pelota le quedó nuevamente servida a Varela, quien esta vez con un tremendo derechazo por abajo sorprendió al arquero colombiano para poner el 1-0, que le permitió a Boca trepar de la tercera a la primera posición del grupo, gracias al empate (1-1) de Corinthians como local ante el Always Ready de Bolivia.

Conseguida la ventaja, y con varias señales de firmeza de la última línea, Battaglia movió el banco para intentar darle más velocidad y frescura a su ataque con los ingresos de Ramírez, Vázquez y Medina por Salvio, Benedetto y Zeballos.

Los últimos minutos fueron a puro vértigo. Los xeneizes, impulsados por sus hinchas, se propusieron jugar con la desesperación de los colombianos y siguieron buscando el arco rival como para asegurarse la victoria. Con la Bombonera exaltada, y Boca yendo al ataque una y otra vez, Deportivo Cali tuvo –de contraataque– una chance clarísima como para empatar el encuentro, a los 86 minutos. Pero Rossi, que hasta entonces no había tenido tanto trabajo, contuvo el remate para la tranquilidad de los hinchas xeneizes, del entrenador Battaglia y, principalmente, de Juan Román Riquelme, el hacedor del un proyecto que, sorteando obstáculos, sigue dando frutos.

LEÉR MÁS  Copa Argentina: Gimnasia venció a Flandria y avanzó a los octavos de final

50 hinchas de Deportivo Cali detenidos

En medio del conflicto con la barra brava de Racing, al menos 50 hinchas de Deportivo Cali de Colombia que portaban armas blancas fueron detenidos en el barrio porteño de Puerto Madero, donde se evitó «una tragedia», según afirmó el ministro de Justicia y Seguridad de la Ciudad, Marcelo D ´Alessandro.

En las cercanías del hotel donde concentra el equipo de Deportivo Cali de cara al trascendental partido frente a Boca en la Bombonera por la clasificación a los octavos de final de la Copa Libertadores, los simpatizantes del elenco colombiano fueron arrestados durante en un operativo en el que se descubrió que tenían en su poder facas, cuchillos y navajas.

En esa línea, el funcionario continuó: «Había colombianos que viven en la Argentina y otros que vinieron a ver el partido. Deben ser deportados de forma inmediata y a la hora de ingresar a nuestro país se deben pedir antecedentes».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here