Boca goleó a Godoy Cruz y da pelea

Boca insiste, no se resigna, va con ganas, con personalidad, lo busca y persigue el título de la Superliga con viejos apellidos pero con nuevas ideas que nacen desde el banco de suplentes. El 3 a 0 ante el débil Godoy Cruz lo mostró con altibajos, es cierto, pero con una mentalidad y ambición superior a la versión 2019 del equipo que ahora dirige Miguel Russo y que ya acumula cuatro triunfos y un empate, con apenas un gol recibido. Al cabo, un envión que en otros tiempos le serviría a cualquier equipo para asegurarse una vuelta olímpica. Pero faltan dos batallas: Colon en Santa Fe y Gimnasia en La Boca. También lo más difícil: que River tropiece para darle la chance.

En esa primera etapa Boca jugó con la convicción que debe tener un equipo que salta a la cancha con ambición. Lo hizo con sus marcadores centrales (anoche Izquierdoz y Alonso) parados en el mediocampo porque Godoy Cruz propuso un 4-5-1 conservador con el Morro como el único solitario punta. Así, Campuzano y Pol Fernández manejaron la pelota y Villa, con confianza, gambeteó con facilidad cada vez que se lo propuso sobre Carrasco. Sin espacio para aprovechar su velocidad, esta vez lo del colombiano fue mucho más importante cerca del área.

El gol de Tevez contó con demasiada colaboración de Rodrigo Rey, quien puso las manos débiles a un remate que iba directo a él. Pero el tanto marcó también que el Apache está con la confianza necesaria como para intentar un gol de su versión 2015. La jugada, en poco espacio, también tuvo una avivada de Pol Fernández para mover rápido la pelota en la maraña de piernas que propuso Sciacqua.

Desde el tanto Boca volvió a mostrar que a diferencia de 2019 la ventaja no lo relaja. En todo caso lo envalentonó y Soldano primero, Salvio después y de nuevo el rubio delantero pudieron ampliar. Pero fallaron y semejante desgaste apenas se llevó al vestuario una mínima de diferencia.

El inicio de la segunda etapa, después de un set sobre Maradona en la Bombonera, Boca entró dormido. Y la visita inquietó con un cabezazo que Andrada le sacó a Ferrari pero también la pelota. Un poco porque Boca se la cedió y otro porque los mendocinos comenzaron a manejarla desde Cartagena y Merentiel. Y Morro entonces ya no estuvo tan solo. El cambio de Capaldo (todoterreno) por Pol Fernández evidenció que el partido pedía más fuerza para Boca en el medio. Eso ya le había pasado también en Brandsen 805 ante Atlético Tucuman. ¿Será que le queda mejor el rol de contra al equipo?

La expulsión de Herrera por su patadón sobre Tevez simplificó parte del problema para Boca, porque pese a que Villa empezó a tomar malas decisiones, con Fabra en la izquierda y Salvio en la derecha, el equipo de Russo se hizo más peligroso. Ya había tenido Abila el 2 a 0, anulado por un milímetro offside. Pero Salvio metió un golazo para poner a toda la Bombonera a cantar por esa ilusión de pelear el torneo hasta el final pero también de sentirse representado por un equipo que juega como se lo pide su técnico: con hambre y ganas de ir por más. El final, con otro grito de Salvio, puso una distancia en el marcador que Boca mereció en la primera etapa pero que sufrió en la segunda. Eso si: nunca dejó de intentarlo. Boca no se rinde.

Resumen

https://www.youtube.com/watch?v=vNytpUJpJ3Y

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here