Atlético Tucumán perdió por penales frente al DIM

El equipo de Ricardo Zielinski le ganó 1 a 0 a Independiente Medellín, pero falló en los tiros desde los 12 pasos

Llueve en Tucumán y el agua se ha convertido en lágrimas de tristeza en cada uno de los jugadores que dejaron todo en el José Fierro. Atlético no pudo con Independiente de Medellín en la tanda de penales (fue 1 a 1 en el global tras el 1 a 0 en el Norte) y se despidió de la Copa Libertadores y quedó sin la posibilidad de sumarse al grupo H, donde Boca esperaba.

El Decano le dijo adiós al certamen internacional de pie, con la frente en alto y sosteniendo el honor bien arriba. Por eso el reconocimiento de su gente, que no paró de alentar durante todo el juego. Es que pese a fallar en los doce pasos, el equipo tucumano hizo un gran partido. Porque el Decano siempre jugó en campo contrario, empujó, pero la suerte, esta vez, no estuvo de su lado como sucedió ante The Strongest.

No hay dudas de que metieron todos. Defendieron todos. Y atacaron todos. Atlético, como de costumbre, se paró ante la historia buscando gambetear las adversidades. Pero el DIM, conjunto que llegó hasta esta provincia confiado, le trancó el sueño. Es verdad: el conjunto de Zielinski no pudo pasar de ronda, pero dejó a Tucumán en lo más alto. El equipo de 25 de Mayo y Chile se despidió a lo grande y dejó en sus hinchas un recuerdo imborrable.

El porque es claro. El DIM se perdió en el José Fierro porque el Decano hizo que jugará así, sin disponer de espacio y centímetros como para hacer rodar el balón en velocidad y sorprender entre líneas. Por eso, con su juego, Atlético pudo dar vuelta en la primera mitad el sufrido 0-1 de Colombia y le alcanzó para ir a los penales. Fue por un zapatazo de Heredia, que rompió la red.

Ese gol era la esperanza. Atlético sabía que tenía mucho más para dar en una noche inolvidable. Ricardo Zielinski decidió buscar un equipo más rápido en la zona media hacia arriba, y no se equivocó en lo táctico. Acomodó a Leonardo Heredia y a Guillermo Acosta para que se sumen a esa función, pasando a Lucas Melano -de buen presente- a una dupla ofensiva con Javier Toledo. Funcionó.

El Decano hizo un primer tiempo prolijo. Llevando la pelota por los costados y buscando constantemente el arco de Andrés Mosquera. Los colombianos, en cambio, se dispusieron a explotar el contraataque por eso Atlético, en 22′, llegó al gol. Centro del bebe Acosta, Javier Toledo -de buen partido- la bajó de cabeza y Leonardo Heredia sacudió la red del visitante. GO-LA-ZO.

En el complemento las cosas se hicieron más parejas. Lo tuvo primero Toledo para el local, pero un fuera de juego le cortó el grito de su garganta. Luego la visita, en dos oportunidades, pudo hacer enmudecer el estadio, pero las manos de Luchetti impidieron que eso sucediera.

Ya en los penales, Díaz, primero, y Lotti después fallaron sus tiros y dejaron servido a los colombianos el billete a la siguiente fase y los U$S 3 millones fueron su recompensa jugosa. Ahora lo espera Boca, Libertad y Caracas en el Grupo H del certamen internacional. Mientras, Atlético buscará acceder a la Copa Sudamericana, a la que llegarán los mejores perdedores de este tramo competitivo.

El equipo de Ricardo Zielinski le ganó 1 a 0 a Independiente Medellín, pero falló en los tiros desde los 12 pasos

LEÉR MÁS  En las próximas horas se conocerá el acuerdo entre Lionel Messi y el Barcelona

Llueve en Tucumán y el agua se ha convertido en lágrimas de tristeza en cada uno de los jugadores que dejaron todo en el José Fierro. Atlético no pudo con Independiente de Medellín en la tanda de penales (fue 1 a 1 en el global tras el 1 a 0 en el Norte) y se despidió de la Copa Libertadores y quedó sin la posibilidad de sumarse al grupo H, donde Boca esperaba.

El Decano le dijo adiós al certamen internacional de pie, con la frente en alto y sosteniendo el honor bien arriba. Por eso el reconocimiento de su gente, que no paró de alentar durante todo el juego. Es que pese a fallar en los doce pasos, el equipo tucumano hizo un gran partido. Porque el Decano siempre jugó en campo contrario, empujó, pero la suerte, esta vez, no estuvo de su lado como sucedió ante The Strongest.

No hay dudas de que metieron todos. Defendieron todos. Y atacaron todos. Atlético, como de costumbre, se paró ante la historia buscando gambetear las adversidades. Pero el DIM, conjunto que llegó hasta esta provincia confiado, le trancó el sueño. Es verdad: el conjunto de Zielinski no pudo pasar de ronda, pero dejó a Tucumán en lo más alto. El equipo de 25 de Mayo y Chile se despidió a lo grande y dejó en sus hinchas un recuerdo imborrable.

El porque es claro. El DIM se perdió en el José Fierro porque el Decano hizo que jugará así, sin disponer de espacio y centímetros como para hacer rodar el balón en velocidad y sorprender entre líneas. Por eso, con su juego, Atlético pudo dar vuelta en la primera mitad el sufrido 0-1 de Colombia y le alcanzó para ir a los penales. Fue por un zapatazo de Heredia, que rompió la red.

Ese gol era la esperanza. Atlético sabía que tenía mucho más para dar en una noche inolvidable. Ricardo Zielinski decidió buscar un equipo más rápido en la zona media hacia arriba, y no se equivocó en lo táctico. Acomodó a Leonardo Heredia y a Guillermo Acosta para que se sumen a esa función, pasando a Lucas Melano -de buen presente- a una dupla ofensiva con Javier Toledo. Funcionó.

El Decano hizo un primer tiempo prolijo. Llevando la pelota por los costados y buscando constantemente el arco de Andrés Mosquera. Los colombianos, en cambio, se dispusieron a explotar el contraataque por eso Atlético, en 22′, llegó al gol. Centro del bebe Acosta, Javier Toledo -de buen partido- la bajó de cabeza y Leonardo Heredia sacudió la red del visitante. GO-LA-ZO.

En el complemento las cosas se hicieron más parejas. Lo tuvo primero Toledo para el local, pero un fuera de juego le cortó el grito de su garganta. Luego la visita, en dos oportunidades, pudo hacer enmudecer el estadio, pero las manos de Luchetti impidieron que eso sucediera.

Ya en los penales, Díaz, primero, y Lotti después fallaron sus tiros y dejaron servido a los colombianos el billete a la siguiente fase y los U$S 3 millones fueron su recompensa jugosa. Ahora lo espera Boca, Libertad y Caracas en el Grupo H del certamen internacional. Mientras, Atlético buscará acceder a la Copa Sudamericana, a la que llegarán los mejores perdedores de este tramo competitivo.

El equipo de Ricardo Zielinski le ganó 1 a 0 a Independiente Medellín, pero falló en los tiros desde los 12 pasos

LEÉR MÁS  Boca vs. River por octavos de Copa Argentina: hora, TV y probables formaciones

Llueve en Tucumán y el agua se ha convertido en lágrimas de tristeza en cada uno de los jugadores que dejaron todo en el José Fierro. Atlético no pudo con Independiente de Medellín en la tanda de penales (fue 1 a 1 en el global tras el 1 a 0 en el Norte) y se despidió de la Copa Libertadores y quedó sin la posibilidad de sumarse al grupo H, donde Boca esperaba.

El Decano le dijo adiós al certamen internacional de pie, con la frente en alto y sosteniendo el honor bien arriba. Por eso el reconocimiento de su gente, que no paró de alentar durante todo el juego. Es que pese a fallar en los doce pasos, el equipo tucumano hizo un gran partido. Porque el Decano siempre jugó en campo contrario, empujó, pero la suerte, esta vez, no estuvo de su lado como sucedió ante The Strongest.

No hay dudas de que metieron todos. Defendieron todos. Y atacaron todos. Atlético, como de costumbre, se paró ante la historia buscando gambetear las adversidades. Pero el DIM, conjunto que llegó hasta esta provincia confiado, le trancó el sueño. Es verdad: el conjunto de Zielinski no pudo pasar de ronda, pero dejó a Tucumán en lo más alto. El equipo de 25 de Mayo y Chile se despidió a lo grande y dejó en sus hinchas un recuerdo imborrable.

El porque es claro. El DIM se perdió en el José Fierro porque el Decano hizo que jugará así, sin disponer de espacio y centímetros como para hacer rodar el balón en velocidad y sorprender entre líneas. Por eso, con su juego, Atlético pudo dar vuelta en la primera mitad el sufrido 0-1 de Colombia y le alcanzó para ir a los penales. Fue por un zapatazo de Heredia, que rompió la red.

Ese gol era la esperanza. Atlético sabía que tenía mucho más para dar en una noche inolvidable. Ricardo Zielinski decidió buscar un equipo más rápido en la zona media hacia arriba, y no se equivocó en lo táctico. Acomodó a Leonardo Heredia y a Guillermo Acosta para que se sumen a esa función, pasando a Lucas Melano -de buen presente- a una dupla ofensiva con Javier Toledo. Funcionó.

El Decano hizo un primer tiempo prolijo. Llevando la pelota por los costados y buscando constantemente el arco de Andrés Mosquera. Los colombianos, en cambio, se dispusieron a explotar el contraataque por eso Atlético, en 22′, llegó al gol. Centro del bebe Acosta, Javier Toledo -de buen partido- la bajó de cabeza y Leonardo Heredia sacudió la red del visitante. GO-LA-ZO.

En el complemento las cosas se hicieron más parejas. Lo tuvo primero Toledo para el local, pero un fuera de juego le cortó el grito de su garganta. Luego la visita, en dos oportunidades, pudo hacer enmudecer el estadio, pero las manos de Luchetti impidieron que eso sucediera.

Ya en los penales, Díaz, primero, y Lotti después fallaron sus tiros y dejaron servido a los colombianos el billete a la siguiente fase y los U$S 3 millones fueron su recompensa jugosa. Ahora lo espera Boca, Libertad y Caracas en el Grupo H del certamen internacional. Mientras, Atlético buscará acceder a la Copa Sudamericana, a la que llegarán los mejores perdedores de este tramo competitivo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here